Bruselas exige auditar las cuentas de los estados para evitar más engaños

  • La Comisión investiga si Grecia ocultó su deuda mediante operaciones con derivados en Wall Street · El Eurogrupo pide nuevas medidas de ajuste y Atenas responde que "no puede enderezar el Titanic en un día"

No hay sitio para tramposos en Europa. La Comisión Europea exigió ayer que la agencia estadística comunitaria Eurostat, dependiente del Ejecutivo de Bruselas, tenga más competencias y evitar así "fraudes" como el que logró materializar Grecia, al mentir sobre su déficit público. El Ejecutivo europeo quiere dar potestad a Eurostat para que realice visitas "en profundidad" a los 16 socios del euro, en el marco de los procesos por déficit excesivo, con el fin de fiscalizar mucho mejor sus cuentas públicas. Al mismo tiempo, Bruselas pidió a los socios de la moneda única que den un acceso ilimitado a los "inspectores" de Eurostat a sus documentos, con el fin de evitar la repetición de la "creatividad estadística" de la que hizo gala Atenas para camuflar sus cifras reales.

Grecia registró en 2009 un déficit público del 12,7% del PIB, aunque en realidad presentó cifras cuatro veces más bajas. El Pacto de Estabilidad exige no pasar de un techo máximo del 3% del PIB. Una de las razones por las que Atenas pudo enmascarar sus cuentas estriba en que Grecia pudo haber recurrido hace pocos años a operaciones de la banca de inversión estadounidense con derivados financieros para ocultar la magnitud de su deuda pública y evitar represalias de Bruselas, según The New York Times.

En sí mismas, las llamadas "permutas de divisas" (swaps) no tienen nada de irregular, aunque se plantea la cuestión de saber en qué condiciones fueron utilizadas por las gestores del presupuesto nacional. Fuentes griegas aseguran que Eurostat estaba al corriente. "Eurostat no estaba al corriente de tales transacciones", aseguró en rueda de prensa el portavoz de Asuntos Económicos y Monetarios, Amadeu Altafaj, quien ha añadido que la agencia, dependiente de la CE, "ya ha pedido a las autoridades griegas una explicación para finales de febrero".

Los ministros de Finanzas de la Eurozona, que se reunieron ayer en Bruselas para examinar la crisis griega, reclamaron a Atenas más medidas de ajuste para garantizar que cumplirá su objetivo de recortar su déficit público un 4% del PIB -del 12,7% al 8,7%-.

El Gobierno griego, que se enfrenta a crecientes protestas sociales, aseguró que cumplirá su plan anticrisis pero avisó de que no puede asumir recortes excesivos.

"Estamos intentando cambiar el rumbo del Titanic, pero no puede hacerse en un día", dijo el ministro de Finanzas griego, George Papaconstantinu, a la entrada de la reunión del Eurogrupo."Si se necesitan medidas fiscales adicionales las adoptaremos. Hoy es Grecia, mañana puede ser otro país presa de las fuerzas especulativas", advirtió Papaconstantinu.

Por su parte, el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, insistió en que es muy probable que el Gobierno griego deba adoptar nuevas medidas para recortar su déficit público. "Pensamos que se están materializando los riesgos relacionados con la aplicación", dijo Rehn, "y por ello hay motivos claros para adoptar medidas adicionales".

El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, afirmó que la reducción del déficit es una "obligación" para el Gobierno de Atenas. "En marzo verificaremos si Grecia está en la buena vía y si no se pedirán medidas adicionales", subrayó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios