Bruselas propone criterios más estrictos a nivel europeo en la concesión de hipotecas

  • Prepara una directiva que obliga a los bancos a dar estos créditos según la capacidad de pago

La Comisión Europea propuso ayer armonizar la normativa de hipotecas en la Unión Europea para evitar el recalentamiento del sector y minimizar los casos de impago y embargo.

El objetivo de esta normativa es eliminar barreras para promover un mercado único de las hipotecas, de manera que se fomente la competencia en los mercados nacionales mediante la entrada de entidades extranjeras. La propuesta de directiva obliga a las entidades a evaluar la capacidad de pago del cliente y a informar sobre la relación entre el que concede el crédito y el que lo recibe, para evitar potenciales conflictos de interés. También endurece las exigencias de transparencia a la hora de publicitar o aconsejar sobre una hipoteca e introduce la obligación de realizar a cada cliente un formulario personalizado sobre las condiciones del eventual préstamo, de manera que pueda compararlo con los competidores. Asimismo, la directiva determina que los clientes podrán devolver la totalidad de la cuantía del crédito antes de plazo, sujeto a ciertas condiciones.

La CE reconoce que la obligación de evaluar las capacidades de pago de cliente y de rechazar su petición de crédito si la evaluación es negativa podría resultar en una reducción del acceso al crédito para ciertos sectores con bajos ingresos.

La Comisión Europea calcula que los beneficios de esta normativa en términos de reducción de los impagos pueden ascender hasta los 1.931 millones de euros anuales en el conjunto de la UE. La propuesta debe ser ahora discutida por el Consejo, en el que se integran todos los gobiernos, y el Parlamento Europeo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios