Terremoto financiero Otra vuelta de tuerca en el laberinto de los mercados

Bush dibuja un futuro "doloroso" entre duras críticas de Bruselas

  • El presidente estadounidense, que no da por perdida la batalla, alerta a los legisladores de que de ellos depende salir o no del escenario "de emergencia" · La UE exige un ejercicio de "responsabilidad"

Comentarios 2

Compungido, contrariado y con gesto solemne, el presidente de EEUU, George W. Bush, compareció ayer ante las cámaras por segundo día consecutivo para asegurar a los "ciudadanos en todo el mundo" que la derrota en el Congreso, contra todo pronóstico, del plan de rescate diseñado por el Tesoro augura un futuro "doloroso y duradero" de incalculables dimensiones. Y elevó el tono al asumir que la "situación es de emergencia", y las consecuencias "serán cada día peores" si el proyecto no resucita. El único mensaje positivo fue que, a su juicio, "no es el final del proceso legislativo". De hecho, las conversaciones a todas las bandas volvieron a retomarse anoche en la Cámara de Representantes.

El proyecto de ley tumbado el lunes está valorado en 700.000 millones de dólares (497.000 millones de euros), una cantidad que ha asustado a muchos contribuyentes, pero que el presidente considera minúscula frente al billón de dólares (700.000 millones de euros) que se dejó por el camino el lunes Wall Street.

Bush dialogó ayer con los dos candidatos presidenciales, el demócrata Barack Obama y el republicano John McCain, y ambos aspirantes se mostraron de acuerdo en que "hay que atajar este asunto fundamental". Por su parte, los líderes del Congreso continuaban sus contactos para tratar de persuadir a los legisladores de que hay que salvar la situación.

Todas las partes se juegan mucho, y lo saben. Del plan de rescate depende la salud del sistema financiero, pero también el prestigio de cada parte implicada en las negociaciones. Bush, que pensó que su legado estaría dominado por la guerra en Iraq, ha visto cómo la economía le estalla en las manos cuatro meses antes de dejar la Presidencia. Y los candidatos, por su parte, se juegan la elección presidencial. Ambos han multiplicado sus declaraciones sobre la crisis para tratar de convencer a los votantes de que son los idóneos para abordar la crisis.

La resolución de la votación en el Congreso de EEUU provocó que ayer la Comisión Europea elevara el tono hasta reconocer su "decepción", además de exigir medidas a cortísimo plazo. "Las turbulencias a las que nos enfrentamos tienen su origen en EEUU y se han convertido en un problema internacional. EEUU tienen una responsabilidad especial en esta situación. Esperamos que la decisión se apruebe pronto", subrayó el portavoz del Ejecutivo comunitario, Johannes Laitenberger.

El portavoz de la Comisión aseguró que las autoridades europeas "están asumiendo sus responsabilidades" y dejó claro que Bruselas apoya, por ejemplo, la decisión de Bélgica, Francia y Luxemburgo de inyectar 6.400 millones de euros para rescatar a la entidad franco-belga Dexia y la iniciativa del Gobierno irlandés de garantizar todas las cuentas bancarias por dos años. "Esto demuestra que las autoridades públicas en Europa están a la altura de la tarea de preservar la estabilidad financiera", señaló.

En ese sentido, la Comisión facilitará las operaciones de salvamento de entidades financieras en la UE mediante la evaluación urgente, en el plazo de horas si es necesario, de su compatibilidad con la normativa comunitaria.

El Ejecutivo de la UE facultará hoy a la responsable de Competencia, la holandesa Neelie Kroes, para autorizar ayudas de emergencia sin necesidad de pasar por el Pleno de comisarios. Durante tres meses, Kroes podrá adoptar en solitario decisiones positivas sobre medidas de rescate de entidades financieras.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios