CCM advierte a Unicaja que estudia "cualquier alternativa de futuro"

  • La unión también saltará a la palestra en el consejo ordinario que Unicaja celebra hoy · Cajasol descarta conversaciones a tres bandas y se centra en culminar su integración

Lo proclaman al unísono desde Andalucía: Fusión sí, siempre que Unicaja no vea mermado su potencial. Lo dice la Junta, lo exige el PP y lo repite el alcalde de Málaga. Pasan los días y la operación toma forma, se asume, se acepta pese a la advertencia, más formal que de fondo, lanzada ayer por el presidente de Caja Castilla-La Mancha, Juan Pedro Hernández Moltó. "Estudiamos cualquier paso que nos afiance en el futuro, algunos conocidos y publicados y otros por estudiar y conocer".

El presidente de CCM, escoltado por los 12 consejeros asistentes al consejo celebrado ayer, subrayó que la reunión tenía sólo carácter informativo, lanzó un mensaje de tranquilidad a los impositores y a los ahorradores de la caja y subrayó su "malestar por una brutal campaña contra la imagen de CCM" que dura ya más de un año.

Las ventajas superan ya los inconvenientes. Si bien Caja Castilla-La Mancha tiene hoy una salud quebradiza, la irrupción de Unicaja en otra comunidad le reportaría el avance objetivo de la expansión geográfica. Incluso fuentes de Cajasol consultadas por este diario secundan la maniobra y restan importancia al posible retraso en las negociaciones de la gran caja andaluza. "Toda fusión requiere un proceso de maduración y retrasa otro tipo de proyectos, pero lo positivo es que esa demora llegaría con Cajasol más asentada" [tras culminar por fin en abril la integración El Monte-Caja San Fernando].

Sí, la morosidad de CCM es del 4,5% y sus créditos vinculados al ladrillo le restan atractivo, pero un consejero de Cajasol lo explica claramente: "Siempre hemos hablado de la gran caja en términos andaluces porque se nos había olvidado que se puede superar nuestro ámbito territorial". La percepción entre las fuentes consultadas difiere de la expresada el martes por miembros de Unicaja. "No ha existido nunca una hoja de ruta calculada al milímetro sino un calendario aproximado de negociación de la fusión, y no veo por qué debería empantanarse". Ni hablar por tanto de un desfase de dos o tres años. La canción oficial es, no obstante, bien distinta. Cajasol aclara que no mantendrá conversaciones a tres bandas y que sus esfuerzos se centran en culminar su propia unión.

Otra baza interesante es el encaje estructural Unicaja-CCM. Las duplicidades entre cajas que operan mayoritariamente en distintos ámbitos son más fáciles de evitar que cuando se trata de fusiones entre paisanos. Aun así, el PP manchego y los sindicatos han mostrado su inquietud por un ajuste que, aunque mínimo, podría ser doloroso. CCM cuenta con unos 2.500 empleados. El punto negro sería Ciudad Real, donde a sus 64 oficinas se suman las 78 de Unicaja.

La entidad que preside Braulio Medel celebra hoy una sesión ordinaria del consejo de administración. La secuencia será similar a la de ayer en CCM: ningún punto del orden del día prevé debatir la fusión pero todo el mundo asume que será el tema estrella y saltará a la palestra.

La expectación por la operación evidencia también sus repercusiones en el mapa financiero español. El vicepresidente de Caja España, Francisco Fernández, admitió que "se sienta un precedente" en cuanto a fusiones interautonómicas y se "abre la vía" para que una iniciativa similar prospere en Castilla y León. Si no hay sorpresas, la atención se centrará en el Banco de España, cuyo informe económico será decisivo. Extraoficialmente, la bendición ya está dada.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios