La CE prevé que la subida del IVA provoque una recaída en la economía española

  • España será la única gran economía de la UE que se contraiga en 2010, un 0,6% del PIB, aunque saldrá de la recesión en el segundo trimestre.

Comentarios 13

España saldrá de la recesión y volverá al crecimiento económico entre abril y junio de este año. Pero la subida del IVA aprobada por el Gobierno que comenzará a aplicarse en julio provocará una recaída en territorio negativo durante el tercer trimestre, según las previsiones económicas hechas públicas por la Comisión Europea.

Además, España será la única gran economía de la Unión Europea que se contraiga en 2010. En concreto, retrocederá un 0,6% del PIB, dos décimas menos de lo que Bruselas había pronosticado en noviembre. No obstante, la previsión del Ejecutivo comunitario sigue siendo más pesimista que la del Gobierno, que prevé que la contracción sea sólo del 0,3% del PIB.

En concreto, Bruselas cree que la economía española se contraerá un 0,1% en el primer trimestre, crecerá un 0,1% en el segundo trimestre tras siete trimestres de recesión, pero recaerá entre julio y septiembre (-0,2%). "La subida del IVA prevista para mediados de 2010 adelantará el consumo e impactará en el patrón de crecimiento trimestral", afirmó el Ejecutivo comunitario. A finales de año volverá a haber una ligera recuperación (0,1%). El IVA de carácter general subirá en julio del 16% actual al 18%, mientras que el IVA reducido se incrementará del 7% al 8%.

Para el conjunto de la eurozona y para la UE, la Comisión augura un frágil crecimiento del 0,7% del PIB. Francia y Alemania se distanciarán con un crecimiento del 1,2% del PIB, por delante de Países Bajos (0.9%), Italia (0,7%) y Reino Unido (0,6%). El único país de los 7 examinados por Bruselas en estas previsiones intermedias que registrará un crecimiento robusto será Polonia (2,6%).

"España es el único gran Estado miembro para el que se prevé una contracción adicional de la economía en 2010", dijo el comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn. "La recuperación española se ve dificultada por el alto paro y por el largo ajuste estructural, especialmente en el sector de la construcción residencial", resaltó Rehn. 

España es también el único gran Estado miembro para el que Bruselas ha revisado al alza "significativamente" la previsión de inflación para 2010, del 0,8% al 1,1%. Ello se debe, según Rehn, a que se prevén unos precios de la energía más altos y "una contracción más moderada" de la demanda doméstica. De hecho, a finales de año, la inflación llegará hasta el 1,5%. Tras un importante aumento en 2009, la Comisión prevé que los salarios se moderen en 2010.

El Ejecutivo comunitario prevé para 2010 una contracción menor de la demanda doméstica. "De hecho, las recientes mejoras en la confianza de los consumidores y de la industria apuntan a una recuperación de la demanda doméstica en 2010 más rápida de lo que se había previsto", resalta.

No obstante, "la contención del consumo público, las dificultades para lograr créditos y la desaparición progresiva de los efectos positivos de las ayudas directas a la compra de coches dificultarán la recuperación", indica Bruselas. 

Las exportaciones crecerán durante los próximos trimestres a mayor ritmo que el previsto en otoño gracias a la mejora en la demanda mundial. No obstante, la menor caída de las importaciones debido al aumento de la demanda doméstica provocará que la contribución del sector exterior al crecimiento del PIB sea menor.

Recuperación frágil

Para el conjunto de la UE y la eurozona, la recuperación sigue siendo frágil  y la inflación se mantendrá controlada en el 1,4% y el 1,1%, respectivamente, según las previsiones  de Bruselas. Se trata de unas previsiones intermedias que sólo recogen datos de siete países (Francia, Reino Unido, Alemania, España, Italia, Países Bajos y Polonia) que suman alrededor del 80% del PIB de la UE. 

La recesión "más larga y profunda de la historia de la UE" terminó en el tercer trimestre de 2009  -año en el que el PIB cayó un 4,1%-, según destacó el comisario de Asuntos Económicos. El cambio de tendencia no hubiera sido posible sin "el estímulo monetario y fiscal" puesto en marcha para luchar contra la crisis. Pero el crecimiento se moderó en el último trimestre del año al irse disipando los efectos de algunas de estas medidas. De cara a los próximos meses, los indicadores de confianza apuntan a una expansión gradual de la actividad, pero los últimos datos sobre producción industrial y ventas minoristas "reflejan la fragilidad de la recuperación económica", afirmó Rehn.  Si bien un entorno exterior mejor de lo previsto podría estimular las exportaciones, la inversión sigue mostrando una gran debilidad, lo que refleja unas tasas de utilización de la capacidad excepcionalmente bajas. 

También es probable que la inversión inmobiliaria sea débil en 2010, teniendo en cuenta el necesario ajuste del sector de la vivienda en varios Estados miembros. Las condiciones del mercado financiero se han recuperado desde principios de 2009, pero no se ha completado el ajuste de los balances de las empresas y sigue reinando la incertidumbre, señala la Comisión.

"Unas perspectivas de inversión poco favorables suelen conllevar debilitamiento del mercado de trabajo, lo que, a su vez, frenará previsiblemente el consumo privado. Puesto que muchas de las principales fuerzas impulsoras de la recuperación todavía tienen carácter temporal tanto en la UE como en el resto del mundo, está por ver la solidez de esa recuperación", indicó el Ejecutivo comunitario.

"La recuperación de la economía de la UE se está haciendo realidad, pero todavía es frágil. Volver a situar a la economía europea en la senda de un crecimiento fuerte y sostenible debería ser nuestro objetivo global, para lo cual tenemos que trabajar en dos frentes: la recuperación económica y el saneamiento de nuestras cuentas", insistió el comisario de Asuntos Económicos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios