La CE recalca la necesidad de una respuesta coordinada en la UE a la crisis

  • El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, indica que hay que adoptar cambios legislativos para garantizar la estabilidad y restaurar la confianza en la economía

El presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, destacó hoy la gravedad de la crisis financiera y consideró esencial que la UE haga frente a esta situación de manera coordinada.

"Es una situación muy delicada que requiere un gran esfuerzo por parte de todos", afirmó Barroso en rueda de prensa.

En primer lugar la UE debe resolver las "cuestiones urgentes", aunque recalcó que a más largo plazo hay que adoptar cambios legislativos para garantizar la estabilidad y restaurar la confianza en la economía.

"Además de inyecciones de liquidez, hace falta inyectar credibilidad a la economía europea", advirtió Barroso y, para ello, son necesarias acciones coordinadas en toda la UE.

Para el presidente del ejecutivo comunitario, ha quedado demostrado que el sistema financiero europeo "resiste", pero también es evidente que "hay dificultades", por lo que "debemos seguir trabajando".

De manera coordinada, indicó, los gobiernos de los Estados miembros, las instituciones comunitarias y los reguladores y supervisores financieros deben acelerar los planes de modernización del sistema financiero.

Entre los cambios más necesarios destacó el refuerzo de la normativa europea de supervisión, la adaptación de las reglas de contabilidad para reflejar en los balances el peso de los nuevos instrumentos de inversión, y la mejora de los sistemas de garantía de depósitos.

El presidente de la Comisión también se refirió a los salarios e indemnizaciones de los ejecutivos y recordó que Bruselas ya propuso en 2004 abrir una discusión en la UE sobre la cuestión.

Reiteró, en cualquier caso, que la crisis actual es global y exige, por tanto, una solución pactada a nivel internacional.

Valoró, en este contexto, la iniciativa del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que también ocupa la presidencia semestral de la UE, de convocar un encuentro internacional en noviembre, con representantes del G8 pero abierta a otros líderes, para definir una respuesta y sentar las bases de un nuevo sistema financiero.

La UE tendrá ocasión de preparar su contribución a esta cumbre en la reunión organizada por Sarkozy esta semana con los cuatro países europeos del G8 -Alemania, Francia, Italia y Reino Unido- y los presidentes del BCE, la Comisión y el Eurogrupo, así como en el Consejo Europeo que reunirá a los 27 los próximos 15 y 16 de septiembre.

Barroso apeló, por último, a las autoridades de Estados Unidos para que, de una vez, sea aprobado el plan de rescate de las entidades financieras.

"EEUU debe asumir su responsabilidad, pues de ello depende su destino y también el nuestro", concluyó el presidente de la Comisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios