Caixabank y los sindicatos pactan un ERE voluntario para 700 personas

  • El expediente incluye 200 traslados de mutuo acuerdo en territorios con exceso de personal

Caixabank anunció ayer que ha alcanzado un acuerdo con la mayoría de la representación sindical (el 98,77%) para realizar un expediente de regulación de empleo (ERE) que supondrá un ajuste de plantilla de 700 personas y 200 traslados, en todos los casos voluntarios, según informó en un comunicado. El acuerdo "trata de solventar los desequilibrios de personal que se han producido en algunas zonas geográficas" tras las adquisiciones de la entidad en los últimos años, de forma que se aplicará en territorios con excedente de personal.

El director territorial de La Caixa en Andalucía Occidental, Rafael Herrador, consideró "muy positivo" el acuerdo, aunque señaló que no cuenta con cifras sobre cuántos trabajadores se acogerán en su zona de influencia, al tratarse de medidas voluntarias. El directivo explicó que el expediente "forma parte de lo que es la operación de integración de Banca Cívica". Según indicó, en el proceso de integración de oficinas que había en determinadas zonas, sobre todo las de origen de Banca Cívica, "se comprobó que había un excedente de personal, al que se le va a dar la posibilidad de desvincularse con unas condiciones voluntarias y positivas".

El acuerdo establece diferentes indemnizaciones cuyo importe se ha calculado en función de la edad de los empleados afectados a partir de los 53 años, así como primas adicionales. Además, la entidad asumirá el coste del Convenio Especial con la Seguridad Social de estos empleados con la revalorización que corresponda a las bases máximas hasta los 63 años.

Las personas de menos de 53 que quieran adherirse al acuerdo tendrán derecho a una indemnización bruta equivalente a 45 días por año de trabajo, con un máximo de 42 mensualidades y un mínimo de tres anualidades, más primas.

La entidad financiera explicó que durante julio se abrirá el periodo para que las personas que cumplan los requisitos puedan adherirse al ajuste pactado, y tendrán acceso a un plan de recolocación externa realizado por una empresa especializada.

Los sindicatos UGT y CCOO también celebraron en sendos comunicados que el ajuste será inferior al planteado inicialmente por el banco (750 afectados y 300 traslados) y con mejores condiciones para los trabajadores que opten por abandonar la entidad. El resto de plantilla mantendrá las condiciones laborales actuales, después de que Caixabank haya desistido de recortar las ayudas por hijos.

En declaraciones a Europa Press, los sindicatos también valoraron positivamente que, con el acuerdo, se podrá "agilizar" el retorno de personal trasladado en anteriores ERE. En enero de 2016 se empezará a negociar entre dirección y sindicatos un nuevo plan de prejubilaciones -hay uno en marcha que acaba el 31 de diciembre de 2015- para empezar a aser aplicado ese mismo ejercicio entre los trabajadores a partir de 58 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios