Cajasol aprueba el traspaso de su negocio a Banca Cívica

  • La medida debe ser ratificada por la asamblea de la entidad, que mantendrá los activos y pasivos adscritos a la obra social

El consejo de administración de Cajasol aprobó ayer, con la abstención de CCOO y UGT, el traspaso de su negocio financiero a Banca Cívica a excepción de los activos y pasivos adscritos a la obra social. Las otras tres cajas que forman la alianza, -Caja Navarra, Caja de Burgos y Caja Canarias- también adoptaron ayer la misma medida en sendos consejos.

La entidad andaluza recalcó en un comunicado que tras este paso "Cajasol ejercerá su actividad financiera de manera indirecta, lo que supone el mantenimiento de la condición de caja de ahorros, de la obra social y cultural, de los órganos de gobierno, de la marca y de la conservación y reforzamiento del arraigo local". La caja recordó que se trata de un trámite "obligatorio" para "cumplir los nuevos requisitos de capital marcados por los reguladores y el Banco de España y un paso previo para la salida a Bolsa".

El acuerdo estratégico debe ser ratificado por la asamblea general de las cajas del grupo. A continuación, modificarán su contrato de integración que, también, deberá ser aprobado por los consejos de administración y asambleas generales. Tras este paso, solicitarán las autorizaciones administrativas pertinentes -Banco de España, Ministerio de Economía y comunidades autónomas- y llevarán a cabo la inscripción de la segregación de activos y pasivos a favor de Banca Cívica en el Registro Mercantil.

Fuentes financieras explicaron a Europa Press que el próximo viernes se convocará otro consejo "para decidir la fecha de la asamblea donde se ratifique el traspaso del negocio a Banca Cívica". Tanto CCOO como UGT decidieron ayer abstenerse alegando que desean "las máximas garantías posibles de futuro para la plantilla que se queda en cada una de las cajas y la que pasará al banco".

Las centrales recordaron que el acuerdo laboral alcanzado el 23 de diciembre de 2010 "preveía el desarrollo de todos los puntos en un plazo de dos años, y ahora con las últimas exigencias, todo se ha acelerado, pues han aumentado el porcentaje de traspaso del negocio e incluso la salida a Bolsa. Ambos sindicatos pidieron que junto al proyecto de segregación exista un compromiso de cara a la asamblea que se debe celebrar de "mantenimiento de las actuales condiciones laborales, tanto individuales como generales, y los acuerdos y pactos vigentes en cada caja hasta que no se desarrolle el acuerdo colectivo del grupo y exista un acuerdo laboral colectivo desarrollado, que vaya más allá de lo firmado en diciembre".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios