Cajasur y Unicaja plantean bajas incentivadas para evitar despidos en el proceso de fusión

  • La entidad apostará primero por medidas voluntarias y después llegarían las medidas traumáticas

Comentarios 3

Los sindicatos que componen la mesa laboral de la fusión entre Unicaja y Cajasur -CCOO, Aspromonte, UGT, Csica y Secar-mantuvieron ayer en Málaga un encuentro informal con la dirección de la entidad en el que se explicó las grandes trazas de un documento que se les entregará hoy en una reunión formal en Córdoba.

El criterio general será primero apostar por medidas voluntarias que permitan prescindir de una parte de la plantilla. Las medidas traumáticas en forma de despidos sólo se adoptarían en el caso de que no se llegase a un nivel de ahorro. El primer paquete de medidas -lo reseña principalmente el sindicato UGT- se centrará por tanto en prejubilaciones o jubilaciones anticipadas -los responsables sindicales no citan las prejubilaciones parciales, una de las fórmulas que se están utilizando para regular plantillas con excedentes-.

Según la información facilitada ayer, las primeras medidas se efectuarían por un llamamiento universal: a todos los miembros de la plantilla de la entidad resultante, que podrían acogerse a unas medidas de carácter extraordinario. En los últimos tiempos, Cajasur -como la mayor parte de bancos y cajas de ahorros- ha tenido abierto un programa de prejubilaciones para los empleados que cumplieran 60 años, que podían dejar el puesto de trabajo garantizándose el 87% de sus ingresos mensuales brutos. Dada la situación, los sindicatos no esperan que la propuesta sea "tan generosa". Cajasur cuenta con más de 3.000 empleados (el 1,6% con contrato temporal, el resto indefinidos). El personal mayor de 45 años es un tercio de la plantilla mientras que un millar de los trabajadores tienen 35 años o menos.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios