Carbures triplicará su facturación hasta alcanzar 161 millones en 2017

  • La compañía prevé cerrar el trienio con un Ebitda de casi 20 millones frente a las pérdidas de 2014.

Carbures coge aire. El fabricante gaditano de piezas de fibra de carbono ofreció ayer un anticipo de su plan de negocio de cara a 2015-2017 en el que prevé alcanzar los 161 millones de euros en 2017, con un resultado bruto de explotación (Ebitda) de 19,9 millones.

La compañía cotizada en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) avanzó ayer estas cifras en un hecho relevante, si bien precisó que "aún no han sido contrastadas por el asesor registrado", por lo que habrá que esperar para conocer más detalles a la presentación del plan de negocio, que dará a conocer en los próximos días, según la información facilitada por Carbures.

En dicha presentación, señala el hecho relevante, se detallará la evolución temporal de la cuenta de pérdidas y ganancias, balance y estado de flujos de efectivo durante los años 2015, 2016 y 2017.

El anuncio fue bien recibido ayer por el mercado, donde los títulos de Carbures lideraron ayer las subidas tras dispararse un 17,14%, situándose en los 2,46 euros, si bien los valores acumulan una caída del 60,53% en su rentabilidad anual.

El crecimiento al que apunta la compañía para el próximo trienio, en el que prevé triplicar la facturación desde los 58,07 millones de euros estimada para el presente ejercicio hasta alcanzar una cifra neta de negocio de 161 millones al término de 2017, se corresponde con proyectos ya contratados.

Por su parte, el Ebitda del grupo pasará de un resultado negativo de nueve millones de euros en 2014 a otro positivo de 19,9 millones de euros al final del periodo, aunque Carbures confía en dejar atrás los números rojos a partir de este año.

La nueva previsión se ajusta a la revisión a la baja puesta en práctica por la empresa tras la modificación de sus cuentas con motivo de la auditoría completa realizada por PriceWaterhouseCoopers (PwC) a raíz de las dudas sobre sus cuentas que motivaron la suspensión de la cotización durante cuatro meses.

Coincidiendo con su vuelta al parqué, Carbures presentó a principios de año sus nuevas cuentas, en las que sus resultados del primer semestre de 2014 pasaron de la ganancia de 11,4 millones anunciada por la empresa a unas pérdidas de seis millones de euros. Del mismo modo, la revisión de las cuentas arrojó un beneficio de 1,9 millones en el ejercicio de 2013 frente a los 4,7 millones comunicados con anterioridad.

Las previsiones iniciales, que pecaban de optimistas según puso de manifiesto la auditoría completa, apuntaban a unas ventas consolidadas para el ejercicio de 2014 de 58,076 millones de euros, frente a los 19,9 millones del cierre de 2013, y unas pérdidas de poco más de nueve millones de euros, fruto fundamentalmente de los deterioros de los fondos de comercio y de los gastos incurridos con motivo de la salida a Bolsa, y que no son recurrentes.

En la presentación de "la nueva Carbures" realizada en enero, el consejero delegado de la compañía, José María Tarragó, explicó que la revisión a la baja del plan de negocio -el anterior plan abarcaba hasta 2016 y apuntaba a una cifra de negocio al término de dicho ejercicio de 500 millones de euros, muy por encima de los 161 que se anuncian ahora al cierre de 2017- respondía al nuevo criterio seguido en su elaboración, que se ciñe sólo a lo "contratado".

El resultado de 2014 se vio sensiblemente reducido al descontarse buena parte de la facturación del contrato millonario firmado con la compañía china Shengrui, y que se trasladará a los balances de 2015 y 2016. De hecho, este año se prevé que el 25% del negocio corresponda a dicho contrato, que en caso de incumplirse, y según advierte PwC en su auditoría, pondría en riesgo el flujo de caja (dinero en efectivo) de la compañía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios