Castigo a la Bolsa, la prima y el euro

  • El Íbex se hunde un 2,94% y el riesgo país español se dispara hasta los 377 puntos básicos arrastrados por las dudas sobre la solvencia de la banca · El euro marca mínimos frente al dólar desde septiembre de 2010

Otra jornada negra para la bolsa española. Las subidas con las que el Íbex empezó el año han quedado borradas en las dos últimas sesiones. De hecho, el índice se dejó ayer casi un 3% y se acercó al nivel de los 8.300 puntos afectado fundamentalmente por el retroceso de la banca, que tendrá que reservar 50.000 millones de euros para provisiones por impagos del sector constructor e inmobiliario. Asimismo, el riesgo país también se desbocó por las dudas sobre la solvencia de la banca hasta encaramarse a los 377 puntos.

El principal indicador español, el Íbex 35, bajó 252,20 puntos, el 2,94%, la mayor caída en casi cuatro semanas, hasta los 8.329,60 puntos. En Europa, sólo Milán perdió más, un 3,65%; París retrocedió un 1,53%; el índice Euro Stoxx 50, un 1,45%; Londres, un 0,78%, y Fráncfort, un 0,25%.

Tras un inicio marcado por la indecisión, el Íbex se decantó ayer por las ventas arrastrado por el sector financiero, que recogía en sus cotizaciones el impacto de las declaraciones del ministro de Economía, Luis de Guindos, al periódico británico Financial Times. Según De Guindos, los bancos españoles tendrán que destinar a provisiones 50.000 millones para compensar posibles pérdidas por minusvalías de inmuebles, lo que representa el 4% del PIB.

Banco Sabadell (-5,72%) y Banco Popular (-5,55%) estuvieron a la cabeza del desplome, seguidos por los dos principales bancos españoles, BBVA (-5,03%) y Santander (-4,51%), y Bankinter (-5,13%).

A todo ello se sumó el enésimo rebrote de la crisis de la deuda soberana. La prima de riesgo española -el diferencial entre la rentabilidad del bono alemán a diez años y su equivalente nacional- se disparó hasta los 377 puntos básicos por las dudas acerca de la solvencia de los bancos europeos.

Esta incertidumbre afectó a todas las bolsas y deudas europeas, aunque fue más acusada en el caso español por las declaraciones de De Guindos, por el anuncio nuevas medidas económicas del Gobierno de Rajoy y por el dato de déficit de la Seguridad Social.

Otro de los factores que influyó directamente en el incremento del diferencial fue la bajada de la rentabilidad del bono alemán, que cayó hasta el 1,86% al cierre.

El bono español a diez años, por su parte, cerró en el 5,64% de interés, por encima del 5,43% que registró la víspera y a pesar de que, según operadores del mercado, el Banco Central Europeo (BCE) compró ayer títulos de deuda de España. En esta sesión, la prima de riesgo sumó 27 puntos básicos, con un máximo intradía de 382 y acumula en la semana un incremento de 52 puntos.

Por su parte, el euro perdió ayer el soporte de los 1,28 dólares ante la renovada incertidumbre sobre la banca del Viejo Continente y el agravamiento de la situación en Hungría, llegando a marcar un mínimo de 1,2779 dólares, el peor cambio del euro frente al billete verde desde septiembre de 2010. La cotización de la moneda única registró, así, en apenas una jornada una depreciación del 1,3%.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios