Cerca del 40% de las empresas españolas aceptan el pago con tarjeta, el doble que en 2010

  • España sigue avanzando en la reducción del efectivo como medio de pago, que corresponde al 80%, aunque sigue lejos de otros países como Reino Unido donde el gasto en metálico no llega al 50%.

El 39% de las empresas españolas acepta ya el pago con tarjeta, el doble que hace cinco años, en 2010, cuando alcanzaba el 22%, según el Barómetro 2015 de uso de medios de pago por parte de empresas que ha presentado Mastercard. Según ha explicado el director general para España de Mastercard, Ovidio Egido, durante la presentación del informe, estos datos confirman que se avanza en la reducción del efectivo como medio de pago, algo muy significativo en un país en el que el 80% del gasto se hace con este sistema.

La aceptación de las tarjetas como medio de pago está ya generalizada en los comercios, un 65,8% de los cuales admite su empleo, en tanto que en empresas del sector de la educación y la sanidad alcanza un 58,7%. No obstante, es sorprendente que todavía haya más de un 30% de comercios que facturan más de un millón de euros que no admite el pago con tarjetas, según ha dicho Manuel López, director de Inmark, empresa que ha realizado la encuesta. Según este informe, que Mastercard realiza cada dos años, muy lejos se sitúan las empresas del sector de la construcción, donde apenas un 6,2% acepta tarjeta como medio de pago, para el pago de señales de locales o pisos; en transportes y telecomunicaciones, se eleva al 16,5%. 

El estudio ha incluido a sociedades cuya facturación oscila entre 1 y 100 millones de euros que aceptan tarjetas en sus cobros y pagos. Pese a todo, España está aún muy lejos de otros países europeos en lo que a uso de tarjetas se refiere, pues aquí el 80% de los pagos se realiza en efectivo, mientras que en el Reino Unido o los países nórdicos la proporción está muy cerca del 50%. Y es que en España cuesta erradicar ciertos hábitos, explica Manuel López, y a las empresas "les cuesta eliminar una práctica que se ha usado siempre", al mismo tiempo que siempre existe la tentación de "ser opacos con Hacienda, el famoso 'dinero b', algo que las tarjetas hacen casi imposible". 

En este sentido, Ovidio Egido señala la "percepción errónea del coste de los medios de pago, puesto que se ha demostrado que el coste de una tarjeta es inferior". Entre las que sí que se han apuntado a usarlas, los motivos que aducen son, en un 64,8%, la facilidad de las ventas, en un 64,7 % la comodidad en el pago, y la demanda de los clientes (51,5%). El estudio de Mastercard muestra también que el gasto que realizan los clientes con tarjeta es superior en un 40,5% al pago en efectivo; con tarjeta, el importe medio del pago es de 371 euros, en tanto que en efectivo alcanza 264. 

Pero aparte del uso de tarjetas en las transacciones con clientes o consumidores, las empresas cada vez se inclinan más por emplearlas en su operativa interna. Y en concreto, un 61,5% de los gastos entre la empresa y sus trabajadores se realiza con tarjeta, fundamentalmente de crédito (50,9%, seguida de la débito (9,3%) y prepago, menos del 1%. En total, un 66,9% de las empresas cuenta ya con tarjetas de empresa, que en un 95% están destinadas a los directivos. 

La distribución geográfica indica que en Cataluña y Baleares es donde más penetración tienen las tarjetas de empresa, con un 79,5 %, seguidas de Murcia y Valencia (73,4 %), y Madrid, Castilla La Mancha y Extremadura (71 %). En Andalucía y Canarias apenas llegan al 44 %.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios