Chaves asegura que la propuesta de reforma laboral "no es blanda"

  • Pide al PP sentido de Estado y que arrime "el hombro" en asuntos de esta importancia.

Comentarios 10

El vicepresidente tercero del Gobierno y ministro de Política Territorial, Manuel Chaves, aseguró que la propuesta de reforma laboral planteada por el Ejecutivo "no es light, blanda o inconcreta, sino que es necesaria y posible", y va a mejorar el mercado de trabajo. Por eso, pidió al principal partido de la oposición que tenga sentido de Estado y arrime "el hombro" en asuntos tan importantes para España como es el empleo.

Tras una semana en la que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, presentó a los sindicatos y empresarios su plan de reforma laboral, Manuel Chaves señaló que la propuesta busca reiniciar el diálogo social entre los agentes sociales. "Es una propuesta necesaria, que tiene un objetivo muy concreto: crear empleo y que ese empleo sea estable e indefinido y, lógicamente, tratar de evitar la dualidad en el mercado de trabajo, que es la característica principal del mercado en este momento", apuntó Chaves.

En concreto, el ministro de Política Territorial indicó que se centra en potenciar el contrato estable, en reducir la temporalidad, reducir la jornada laboral dentro de lo que se ha llamado el modelo alemán y en hacer hincapié en el empleo para jóvenes, de 16 a 24 años, especialmente aquellos que no tienen titulación y que se encuentran en situación de paro. En resumen, según Chaves, se trata de ocho propuestas generales, pero con mucho contenido y con manifestaciones "muy firmes y contundentes".

En cuanto a las críticas que han recibido por tratarse de un documento con propuestas poco concretas, Manuel Chaves afirmó que si se hubiese hecho así también hubiese recibido críticas por parte de los sindicatos y los empresarios porque achacarían, en su opinión, que sería un "documento que dejaba poco margen para la negociación y el diálogo".

Con todo, el ex presidente de la Junta de Andalucía aclaró que "todos aquellos que pretendían" que la reforma pasara por el abaratamiento del despido o por facilitar el despido "se han llevado una desilusión". "Eso no es la reforma laboral, sino que son muchas más cosas, como, por ejemplo, todos los puntos que se contienen en el documento", incidió.

Sin plazo

Preguntado por el plazo que se ha marcado el Ejecutivo para sacar adelante la reforma, Chaves manifestó que "sería un error marcarse un plazo de terminación del proceso de negociación", ya que, dijo, lo interesante es empezar cuanto antes y de una manera inmediata y darle mucha continuidad al proceso para terminar cuanto antes. No obstante, pidió "tranquilidad, serenidad" e insistió en que "sería un error marcarse una fecha final o de terminación de la negociación".

En este sentido, subrayó que, una vez alcanzado el acuerdo, las medidas no tendrán un efecto inmediato, sino que desde el momento en el que empiecen a aplicarse tendrán un recorrido de no menos de un año. "Espero que empiecen a tener sus efectos a lo largo del año 2011", puntualizó.

Pide el apoyo del PP

Cuando se plantean reformas de estas características, para Chaves, es fundamental el apoyo de la oposición, por eso, solicitó al PP que tenga sentido de Estado y recordó que el PP siempre ha pedido una reforma laboral, aunque nunca se ha llegado a conocer cuál es el sentido y contenido de su reforma, salvo que siempre ha defendido "el abaratamiento del despido lo que no se recoge en nuestra propuesta". 

"Le pido sentido de Estado y que no haga demagogia y que, por tanto, apoye algo que en este momento están apoyando los sindicatos y los empresarios", subrayó el ministro, quien añadió que hubiera entendido una posición negativa del PP si dichos agentes sociales hubieran manifestado su desacuerdo o su oposición a la propuesta de reforma laboral. "Pero una vez que los sindicatos y empresarios han manifestado su acuerdo razonable con la propuesta, yo creo que el PP debería arrimar el hombro y practicar como principal partido de la oposición un sentido de Estado", declaró.

Chaves consideró que el desempleo va a aumentar a lo largo del primer semestre de 2010, aunque de una manera desacelerada, de forma que a partir del segundo semestre del ejercicio, se puedan tener ya algunas noticias más favorables en relación con el desempleo. Quiso dejar claro que la crisis es la principal preocupación del Gobierno porque es consciente de que es un drama para mucha gente, mientras que, a su entender, para el PP, la "crisis es simplemente una oportunidad para ganar votos". "Es como si la Virgen se le hubiera aparecido de pronto para tratar de alcanzar votos", apuntó.

El vicepresidente tercero se mostró convencido de que a José Luis Rodríguez Zapatero le ha tocado ejercer de presidente en un contexto de "muchas dificultades", "como no se ha encontrado ningún presidente del Gobierno a lo largo de la transición democrática desde una perspectiva económica". En cualquier caso, agregó que el presidente tiene un modelo muy "claro de salida de la crisis y una estrategia muy clara, que llegará a la gente". 

A su juicio, esa es, en definitiva, la diferencia que hay entre el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y la oposición, ya que el actual Ejecutivo tiene un modelo de salida de la crisis y la oposición "no tiene ese modelo de salida de la crisis o si lo tiene, no se conoce".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios