Controladores y AENA retoman con avances la negociación

  • Ambas partes confían en cerrar un conflicto que dura ya cinco meses. En la reanudación del diálogo se han abordado temas laborales y profesionales, pero no salariales.

Comentarios 20

Las negociaciones entre los controladores aéreos y AENA en busca de un acuerdo se reanudaron con avances, según las dos partes, que esperan cerrar la negociación "con prontitud" para poner fin a un conflicto que dura ya más de cinco meses. La mesa de negociación sobre el nuevo convenio colectivo se reunió este miércoles, después de que el sindicato de controladores aéreos USCA anunciara su renuncia a convocar una huelga en agosto.

AENA señaló que la reunión se ha desarrollado con "absoluta normalidad" y que se avanzó en la discusión de la propuesta de doce puntos presentada por los controladores. Por su parte, el secretario de Comunicación de USCA, César Cabo, calificó de "constructivas" las conversaciones y aseguró tener "sensaciones muy positivas en la marcha de las negociaciones". En un receso, Cabo señaló que se trataron sólo temas laborales y profesionales, sin tocar el asunto salarial, y que las negociaciones continuarán el jueves.

Unas horas antes de que las dos partes volvieran a sentarse a la misma mesa después de cuatro días, el presidente de USCA, Camilo Cela, expresó su deseo de llegar lo antes posible a un acuerdo y añadió que acude a esta nueva ronda con "mentalidad abierta" y confiando en alcanzar un "acuerdo de mínimos".

Por su parte, el presidente de AENA, Juan Lema, manifestó su disposición "total al diálogo" y su deseo de llegar "cuanto antes" a un pacto, y aseguró que desde el ente público se va a hacer todo lo posible para que "el acuerdo tenga lugar". Lema recordó que ya se han alcanzado acuerdos en algunos puntos, aunque en los considerados más difíciles -jornadas y retribución-, "todavía hay diferencias". Por su parte, el responsable de USCA alabó la intervención del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, quien el martes en Mallorca insistió en la necesidad de un acuerdo y expresó su esperanza de que se retomasen las negociaciones de una forma "constructiva".

Sobre la mesa de negociación hay dos cuestiones fundamentales que tratar, la remuneración salarial y la jornada laboral, los únicos puntos de los doce propuestos por los controladores que aún no se han resuelto.

El secretario de Comunicación de USCA insistió en que no se está hablando del salario, dado que ya les han rebajado "el 50 por ciento del sueldo", sino que lo importante "es ajustar la jornada laboral" y no tengan que estar trabajando "29 días de 30 todos los meses". Para Cabo, si AENA habla de ir convergiendo hacia Europa en la jornada laboral, "debe empezar a hacerlo ya" y presentar un plan de futuro. El sindicato afirma que el ente público dice que no sabe cuál es su programación para el 2011.

A nivel laboral, los controladores solicitan ir rebajando las horas de trabajo anuales de 1.670 a la media europea, que ronda las 1.350 horas, y, según USCA, lo que no se puede hacer es "darles una especie de barra libre" con el tema de las horas. El sindicato considera que detrás de todo el conflicto subyace la futura privatización de los aeropuertos españoles y de los servicios de navegación. "Todo es una cortina de humo para encubrir esa privatización", afirmó Cabo.

La renuncia de los controladores a una huelga en agosto para no perjudicar al turismo ha sido bien acogida por el sector, que aboga por que se ponga fin al problema cuanto antes. Problema que se está politizando, ya que a las quejas emitidas días atrás por algún gobierno regional sobre el peso negativo que el conflicto tiene para el sector turístico, se sumó el diputado de IU, Gaspar Llamazares. Llamazares acusó al Ministerio de Fomento de utilizar el conflicto con los controladores para ocultar una maniobra de privatización del sector aeronáutico. "Blanco no es Robin Hood y no roba a los ricos para dárselo a los pobres", dijo el diputado, que responsabilizó de la "trifulca" al Gobierno por tomar un "atajo" y saltarse la negociación colectiva.

AENA no acepta reducir las horas y mantener el salario

El presidente de Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA), Juan Ignacio Lema, ha afirmado que algunas de las demandas de los controladores son"razonables" pero que "no es aceptable reducir la jornada y mantener el salario". "Seguir ganando 200.000 euros al año pero trabajar menos, que es lo que pretende, no es posible, ya que salario, jornada y productividad van ligados", afirmó en declaraciones a RNE. 

Lema aseguró que la compañía está abierta y dispuesta a negociar una jornada menor, pero siempre que el salario se ajuste a dicha jornada. "No tenemos inconveniente ninguno en negociar una jornada de 1.500 horas, pero lógicamente el salario tiene que negociarse paralelamente", añadió.  "Si se reduce la jornada y se mantiene el salario estaríamos encareciendo nuestros costes e incumpliendo el mandato y el objetivo principal de la Ley y el real decreto que es situar las tarifas, los costes y las jornadas en la media europea", insistió. Lema apuntó que la compañía está dispuesta a ceder "en algún punto" y a discutirlos "todos", pero siempre que la ley se cumpla. "En aquellos aspectos que la ley permita flexibilizarla estaremos dispuestos a modifica nuestra postura pero no tenemos capacidad para cambiar la ley".

El responsable de AENA recordó que en seis de los 12 puntos reivindicados por USCA se han alcanzado acuerdos cediendo ambas partes, tales como la situación de los mayores de 57 años y en temas de formación, pero afirmó que en los puntos clave para cerrar el acuerdo como las jornadas y los salarios la "ley no se va a negociar". Así, se refirió a la petición de USCA de fijar el descanso nocturno en el 50 por ciento, frente al 33 por ciento que fija la ley.

"Vamos a hacer todo lo posible por alcanzar un acuerdo en la mesa de negociación, pero si no es posible estamos dispuestos a aceptar cualquier solución dentro de la ley, la más sencilla y lógica es el arbitraje voluntario, con la designación de un árbitro de mutuo acuerdo, que emita un laudo de obligado cumplimiento. La tercera alternativa, no nos planteamos otra, sería la de la huelga, la más indeseable por injustificada, pues la propuesta de AENA es razonable, y por injusta, ya que perjudicaría gravemente a la economía del país, al sector turístico y a los pasajeros", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios