Corbacho quiere dejar en 30 días el plazo de los parados para rechazar ofertas

  • El Gobierno busca suavizar una enmienda del PSOE que pretende rebajar los cien días actuales a cero · El ministro afirma que la renuncia a un trabajo o a formación es "incompatible" con la prestación

Comentarios 10

El Gobierno pretende rebajar de 100 a 30 días el plazo máximo para que los parados puedan rechazar ofertas de trabajo y formación, y añadió que quien no acepte participar en ellas estará en una situación "incompatible con la prestación de desempleo".

Durante una entrevista en la Cadena Ser, Corbacho afirmó que, según la ley, el parado tiene el deber de aceptar un trabajo o un cursos de formación una vez que pasen 100 días desde la percepción de la prestación y el Gobierno pretende rebajar a 30 días este plazo.

El ministro justificó esta rebaja afirmando que al Gobierno le parece "razonable" que un parado tenga que estar en disposición de participar en cursos formativos.

En el texto actual del decreto ley de la reforma laboral hay un párrafo que establece la voluntariedad de la persona desempleada a la hora de asistir a cursos de formación durante los cien primeros días de percepción, y señala que la no participación en los mismos "no conllevará efectos sancionadores".

La declaración del ministro supone rectificar la enmienda que introdujo el PSOE en el texto del decreto (que se debatirá esta semana en el Senado), que establecía que es lícito sancionar a los desempleados que no acepten cursos o empleos desde el primer día. Según Corbacho, "no se puede sacar una conclusión de que el problema del paro sea porque no se quiera trabajar. Es porque hay una crisis tremenda que ha echado del mercado laboral a dos millones de personas".

Preguntado sobre la decisión de suprimir los 426 euros para los desempleados de entre 30 y 45 años que no tengan cargas familiares, Corbacho recuerda que esta ayuda no era un nuevo subsidio y era de carácter temporal. "Los 426 euros nacen con la llegada de la crisis y la pérdida del empleo. Hay personas que agotaron su tasa de desempleo y por ello el Gobierno habilitó una tasa transitoria, pero dijimos desde un primer momento que no era un nuevo subsidio, era de carácter temporal", señala.

Ahora, prosigue Corbacho, "la crisis se va mitigando y hay que reorientar esa ayuda de 426 euros", por lo que el Gobierno ha hecho un "reajuste" y sólo aplicará la medida para las personas que, comprendidas en esa franja de edad, tengan cargas familiares. Corbacho recordó que su Ministerio hará un estudio en profundidad a partir de septiembre de esta ayuda y de las políticas de acompañamiento para ver por dónde tienen que caminar en el futuro. "Yo sería más partidario de que cualquier renta de esta naturaleza dejara de ser una renta pasiva para que pudiera ser una renta de acompañamiento para que la persona, mientras la percibe, tenga que hacer alguna actividad y esa actividad la complemente con formación", apuntó el ministro de Trabajo.

Respecto a la reforma laboral, el ministro afirmó que el Ejecutivo está trabajando para que las enmiendas que salgan del Senado y vuelvan el día 9 al Congreso tengan las mínimas modificaciones. "Esperamos que con esa negociación, que llevamos a término con CiU y PNV, y con algunas enmiendas del PP que consideramos positivas, salgan del Senado unas medidas con un consenso amplio", afirmó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios