Detea mantiene el beneficio gracias a la diversificación del negocio y geográfica

  • La firma andaluza apuesta por la obra civil y las concesiones · Prevé facturar este año más de 100 millones de euros

"Las cifras arrojan optimismo". El presidente de la constructora andaluza Detea, Javier Gonzalo, resumió así la situación de la compañía al dar a conocer ayer los resultados del año 2009. A pesar de que la facturación cayó un 11,5%, hasta los 84 millones de euros, el beneficio se mantuvo, pasando de 2,09 a 2,01 millones de euros gracias al fortalecimiento de la obra civil, la expansión por el territorio nacional y las nuevas líneas de negocio. El consejero delegado de Detea, Arturo Coloma, destacó que el descenso de la cifra de negocio se debió "a la decisión de aminorar el ritmo de producción en un movimiento de prudencia y adaptación a los tiempos".

La firma maneja "una cartera de construcción récord" cifrada en 227 millones de euros, un 22% más que en el ejercicio anterior, gracias al empuje de la obra civil. El 30% de la cartera de obra corresponde a construcciones ferroviarias, en las que juega un papel importante el tramo Santa Justa-Aeropuerto de Sevilla del Eje Transversal, donde Detea participa. Detea también fue coadjudicataria del tramo Lagunas-Cala de Mijas del Corredor Ferroviario de la Costa del Sol, y durante culminó la construcción del tramo Encinas Reales-Benamejí de la autovía A-45.

A la cartera de obra hay que sumar otros 195 millones de euros correspondientes a nuevas líneas de negocio abiertas por Detea en concesiones y promoción, por lo que la cartera total del holding supera los 420 millones de euros.

Las previsiones para 2010 son halagüeñas. "Aspiramos a una cartera de obra de 250 millones de euros y facturar por primera vez más de 100 millones", señaló Arturo Coloma, que especificó que la apuesta de la compañía pasa por ampliar su cartera de productos relacionados con la eficiencia energética y la climatización.

Detea también quiere subirse al tren del plan del Ministerio de Fomento de desarrollar infraestructuras públicas con la colaboración de empresas privadas, que comprende una inversión escalonada de 15.000 millones de euros a lo largo de los próximos años. El consejero delegado de Detea se refirió expresamente a la renovación de las autovías de primera generación "Con toda seguridad, la colaboración público-privada será la solución para las infraestructuras de España, y vemos ahí una oportunidad importante", manifestó.

La empresa también sopesa salir al extranjero, concretamente a Suramérica y Centroeuropa "sin descartar África", según Coloma. Más madura es su expansión por España, donde prevé abrir delegaciones en Extremadura, Levante, Noreste y Noroeste de la Península.

Detea se plantea incluso ir de compras. "Estamos convencidos de que es importante crecer con empresas locales, participadas mayoritariamente por nosotros", señaló el consejero delegado de la firma. Estos planes también podrían suponer dar entrada a nuevos socios para dar más músculo financiero a Detea, movimientos que Coloma no descartó.

227

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios