Ecos de la Hispano Aviación

La integración de EADS-CASA, la filial española del consorcio europea EADS especializada en aviones militares, en Airbus, la filial de aviación civil del propio consorcio con sede en Francia, es un movimiento cuyas consecuencias fundamentales para España se visualizarán a medio y largo plazo. Los movimientos en la cúpula de EADS-CASA, no deben ocultar lo que realmente está en juego.

La historia de la aeronáutica andaluza nos ofrece un ejemplo paradigmático para comprender tanto el alcance de esta reorganización como los temores que anidan en muchos empleados y directivos acerca del futuro del sector en nuestro país. Ese ejemplo es el de la absorción de la extinta Hispano Aviación, de Sevilla, por parte de la también antigua empresa pública Construcciones Aeronáuticas (CASA, hoy EADS-CASA) a finales de 1971.

La Hispano, como popularmente se conocía a la firma nacida en 1939, tuvo fábricas en el barrio hispalense de Triana y en Guadalajara. En Sevilla se diseñó, fabricó, certificó y se puso en el aire el primer reactor construído en España, el Saeta, en 1955. Llegó incluso a exportarse a Egipto. Posteriormente, la firma diseñó otros aparatos, como un avión ligero y una versión cazabombardero del Saeta.

Esta capacidad de concepción y fabricación de aviones completos era la gran fortaleza de La Hispano. Sin embargo, la decisión del antiguo Instituto Nacional de Industria (INI) franquista de integrar la empresa en CASA, controlada por el INI, eliminó el equipo de desarrollo de La Hispano y sus funciones quedaron agrupadas al 100% en Getafe. Se puede decir que esta absorción ha marcado el desarrollo de la aeronáutica andaluza en las últimas cuatro décadas. No hace falta recordar cuánto ha costado al sector y a la Junta volver a contar con un germen de empresas locales centradas en ingeniería y diseño avanzado. Y ahora podría pasar lo mismo a España con respecto al resto de socios europeos (Francia, especialmente).

Esto es lo que se juega España: la capacidad de idear, desarrollar y fabricar de principio a fin un avión completo. Con todo el empleo y la I+D+I que ello supone.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios