La viuda de Emilio Botín recibe en herencia 36,8 millones de euros en acciones del Santander

La viuda de Emilio Botín, Paloma O'Shea, ha recibido en herencia, tras el fallecimiento repentino del banquero en septiembre pasado, seis millones de acciones del Santander, cuyo valor de mercado actual supera los 36,8 millones.

Tras este reparto, quedan más de medio millón de títulos que forman parte del legado de Emilio Botín incluidos en el acuerdo con el que los hijos del banquero, algunas de sus sociedades y la Fundación Botín controlan un 0,524% del Banco Santander.

Esto equivale a 73,73 millones de acciones, valoradas aproximadamente en 452,79 millones de euros, según la información remitida ayer por el grupo a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Paloma O'Shea recibe los seis millones de acciones como parte de la herencia yacente, lo que obliga a actualizar a la baja el pacto de sindicación suscrito principalmente por los hijos del banquero, entre los que se incluye la actual presidenta del Santander, Ana Patricia Botín, con cerca de 8,08 millones de acciones.

Si bien, en el acuerdo de sindicación, los principales accionistas son sus hermanos Emilio Botín, con 16,87 millones de acciones, Francisco Javier, con 16,28 millones, y Carmen, con 8,63 millones de títulos.

Con una participación sindicada inferior a la de Ana Patricia Botín figura su hermana Paloma, con 7,83 millones de acciones. Además, mediante las sociedades Cronje y Nueva Azil, la familia Botín controla otros 14,91 millones de acciones del Banco Santander, a los que hay que sumar otro medio millón de títulos de la Fundación Botín, a través de Latimer Inversiones.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios