"España es una oportunidad, somos hinchas de su recuperación económica"

  • El fundador y máximo dirigente de Banca Mediolanum se confiesa un enamorado de Andalucía, donde su entidad, caracterizada por un modelo personalizado de atención al cliente, creció un 40% en 2009

Un banco abierto de lunes a domingo las 24 horas del día que ofrece atención personalizada a domicilio, telefónica, internet e incluso a través del teletexto. ¿Utopía o realidad? Para el presidente de Fibanc-Mediolanum, Ennio Doris (Tombolo, Italia, 1950), es un sueño cumplido que ha convencido a más de 65.000 ahorradores españoles, de los que 8.100 son andaluces. La entidad, que celebró ayer en Sevilla un acto interno con sus trabajadores, gestiona ya 138,4 millones de euros en Andalucía, un 40% más que en 2008. En total, en España suman 1.600 millones de euros.

-¿En qué se diferencia Fibanc-Mediolanum de la banca tradicional?

-Si yo, Ennio Doris, quiero citarme con un director de banca o un asesor fiscal, vendrán a mi casa porque tengo patrimonio. La filosofía es que todo los clientes sean tratados como si fuesen Ennio Doris. Unimos la tecnología al servicio del cliente para que pueda realizar todas las operaciones en casa, en el despacho, en fin de semana, por la noche... Cuando quiera. Y también tenemos el canal humano. Nuestro consultor financiero es como un director de oficina que va a casa del cliente cuando éste lo desea.

-Es democratizar la filosofía de la banca privada.

-Exacto. Para que el director de oficina esté siempre disponible incluso un domingo, no puede ser un empleado con horario estricto y una mesa donde trabajar. Debe ser un profesional liberal que decide su gestión de los horarios. Todos los consultores, tanto en Italia como en España, son autónomos y tienen un contrato mercantil.

-¿En Italia está regulada la figura del asesor?

-Hay una oposición y debes tener una licencia de la CNMV italiana.

-Cosa que en España no ocurre.

-No, aún no. Pero también llegará.

-Pero sí hay una alta rotación entre los consultores.

-Cierto, pero en Italia también existe rotación porque no es fácil ejercer de profesional liberal. Ellos mismos tienen que gestionar su tiempo y necesitan una autodisciplina que no todo el mundo tiene.

-Su negocio en España no se basa en la concesión de créditos, sino en la captación de ahorros.

-Esto es porque estamos en el inicio en España. Nuestros clientes son sólo familias, no empresas. Y queremos darles todos los servicios, como créditos o hipotecas.

-¿Cuál fue el resultado en 2009?

-2009 fue un año excepcional, con un gran crecimiento de beneficios respecto a 2008. En el grupo tuvimos una captación neta -diferencia entre la entrada y salida de depósitos- de cerca de 6.000 millones de euros. Los mercados bursátiles y la bajada de los tipos de interés junto a la deuda pública nos han permitido también obtener grandes beneficios. Por lo tanto, hay que tener en cuenta estos elementos extraordinarios. Para 2010, los extraordinarios se reducirán, pero prevemos un gran éxito con la captación neta.

-¿Cómo fue el negocio en España?

-Fue un buen año, proporcionalmente, ya que supone alrededor del 4% o el 5% de Mediolanum. Y son aplicables las mismas consideraciones que para el resto del grupo.

-¿España es una oportunidad o un riesgo para sus negocios?

-Somos hinchas de la recuperación. Con la crisis, las familias consumen menos y ahorran más. Por tanto, nuestro mercado crece.

-¿Mantendrán la marca Fibanc?

-Al final se implantará Mediolanum. Una marca única es más fácil de dar a conocer a nivel europeo.

-¿Por qué la gestora de fondos se encuentra en Irlanda?

-Irlanda tiene una legislación muy eficiente. Cuando en Italia tardamos de ocho a doce meses en crear un nuevo servicio, en Irlanda son como máximo dos meses. Y como nuestro objetivo es la expansión por Europa, tenemos que escoger un sitio para evitar una multiplicidad de costes.

-¿Cómo ve a la banca española?

-Santander y el BBVA, más La Caixa, por ejemplo, son más eficientes que la banca italiana. Pero la situación en España es más grave. Aun así, el sistema bancario español está absolutamente preparado para afrontar la situación.

-Silvio Berlusconi tiene una importante participación. ¿Qué les aporta Finnivest?

-Es un silent partner, porque la ley italiana impide a un grupo industrial influir en la composición del consejo de un banco. Fue muy importante al inicio hace 28 años. Ahora es una inversión que Finnivest desea conservar aunque la gestión la llevemos mi hijo y yo. Mi familia tiene la mayoría, casi el 40,5%, y Finnivest el 36%.

-Bernard Madoff. ¿Qué le viene a la mente?

-Cosas que se tenían que haber evitado. Había un agujero enorme en la regulación. En estos momentos está en la cárcel, pero eso no devuelve el dinero a los ahorradores. Basta este ejemplo para ver cómo pensamos nosotros. Cuando quebró Lehman Brothers, Finnivest y yo nos hicimos cargo de la restitución de los elementos de Lehman que había en nuestros productos. El coste fue de 120 millones, 63,5 que puso mi familia y 56,5 de Finnivest. Asumimos el coste para no perjudicar a los accionistas. Fuimos los primeros en Italia en pagar todo y los únicos del mundo en abonarlo inmediatamente.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios