España crece más lento que el resto de países 'triple A', según Moody's

  • La agencia de calificación destaca el lastre que supone su "gran desafío fiscal"

Comentarios 20

La perspectiva de crecimiento de la economía española es "más débil" que la del resto de países con la máxima calificación crediticia Aaa, debido al "gran desafío fiscal" que afronta España, afirmó ayer la agencia de calificación Moody's en un informe sobre las perspectivas de deuda de los países europeos.

Moody's señaló que prevé "que el ajuste por el fin del boom económico generado por la burbuja de crédito alimentada por el sector inmobiliario y la construcción llevará años durante los que previsiblemente el crecimiento del PIB será muy moderado". No en vano, hace dos meses inició una revisión de la deuda española que podría conllevar la rebaja de su rating Aaa, ante sus "malos datos macroeconómicos".

La agencia de calificación crediticia destacó que "el desafío fiscal de España es también mayor que el de otras deudas soberanas con la calificación Aaa, con la excepción del Reino Unido y Estados Unidos", aunque recordó que estos dos países tienen "una vitalidad económica mayor".

En el caso de la economía española, existe también la "inquietud por el impacto del incremento de los costes de financiación en el medio plazo", pero la agencia no cree que "el acceso al mercado vaya a ser un problema en última instancia para el Estado".

Aunque confía en que "el Gobierno español podrá reducir su déficit presupuestario en los próximos años", opina que "afronta obstáculos a la hora de lograr sus muy ambicioso objetivos presupuestarios". Por esta razón, Moody's consideró que "la ratio de deuda pública seguirá en aumento hasta alcanzar alrededor del 80% del PIB en 2014".

En el ámbito general europeo, Moody's explicó que el riesgo principal para la consolidación de la recuperación en la zona euro es la aplicación simultánea de los planes de recorte fiscal adoptados por los gobiernos en los últimos meses. La agencia pronosticó que "al menos entre los próximos seis y nueve meses, el impacto en el crecimiento será previsiblemente negativo".

"La recuperación europea ha tomado ritmo de manera gradual en los últimos meses, como quedó de manifiesto en los datos del segundo trimestre del año, pero en la mayoría de los países el crecimiento ha seguido estando sostenido por el persistente efecto de las medidas de estímulo de los gobiernos iniciadas en 2009", afirmó la agencia analista.

En este sentido, subrayó que "a menos que el sector privado pueda recuperarse más rápido de lo inicialmente previsto, el endurecimiento de las políticas fiscales derivará en un crecimiento menor del PIB del que se había previsto hasta ahora".

El pasado 30 de junio, Moody's situó el rating Aaa de la deuda soberana española en revisión de cara a una posible rebaja por el deterioro de las perspectivas de crecimiento económico, los desafíos a los que se enfrenta el Gobierno para lograr sus objetivos fiscales y las preocupaciones por el impacto del incremento de los costes de financiación.

Moody's es la única de las principales agencias de calificación que mantiene la máxima calificación para la deuda soberana española. Standard & Poor's rebajó la nota de España en abril a AA con perspectiva negativa y Fitch también revisó a la baja el rating español un mes más tarde y lo situó en AA+ con perspectiva estable.

Moody's explicó que en caso de que se rebajara la calificación de la deuda española, ésta sería en uno o, como mucho, dos niveles y que se tomaría un plazo de tres meses para comprobarlo.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios