España vuelve a sufrir para colocar su deuda debido a la crisis irlandesa

  • El Tesoro se ve obligado a elevar su rentabilidad ante el temor de contagio en la Eurozona · El interés de los bonos de Irlanda y Portugal alcanza máximos históricos · Merkel rechaza ampliar el fondo de rescate de la UE

El Tesoro se vio obligado ayer a elevar la rentabilidad de la deuda española para colocar 2.979,5 millones de euros en letras a tres y seis meses, por debajo del objetivo máximo de la emisión, que era de 3.500 millones de euros. Según los datos del Banco de España, en la puja que tuvo lugar ayer, el Estado colocó 1.174,29 millones en letras a tres meses de los 3.516 solicitados por las entidades con un interés marginal del 0,708%, frente al 0,648% de la subasta anterior, y 1.805,29 millones en letras a seis meses, de los 3.632 millones demandados, con un rendimiento del 1,218%, superior al 1,06% previo.

De las cuatro subastas celebradas en septiembre, la de ayer es la segunda en la que el Tesoro se ve obligado a subir el rendimiento de la deuda emitida. Aunque los analistas consultados señalan que la deuda española ha abandonado "el furgón de cola", aún no se ha disipado del todo el riesgo de una crisis de deuda soberana en los países periféricos, sobre todo en Irlanda.

Las tasas de rendimiento de los bonos irlandeses y portugueses a diez años alcanzaron ayer su nivel más alto desde el lanzamiento del euro en 1999, en momentos en que se acumulan las preocupaciones por esos dos países enfrentados a problemas de solvencia financiera. Desconfiados, los mercados están provocando un alza de las tasas de rendimiento de las obligaciones de Estado de esos dos países, es decir, la remuneración que obtiene un inversor al comprar un bono irlandés o portugués. Las tasas de los bonos irlandeses alcanzaron ayer el 6,591% y las de los portugueses el 6,518%, dos récords desde la creación del euro.

En ese marco, la brecha (spread) con el Bund alemán, la obligación que sirve de referencia en la Eurozona, se ha agrandado, e Irlanda y Portugal deben ofrecer tasas un 4% (400 puntos) más altas que las propuestas por Alemania.

Precisamente, Alemania no está dispuesta a hacer más concesiones a las economías más endeudadas. La canciller alemana, Angela Merkel, rechazó ayer la posibilidad de prolongar la vigencia del fondo de rescate que la UE y el Fondo Monetario Internacional pusieron a disposición de los socios del euro en dificultades. "Una simple prolongación del fondo tal y como lo tenemos hoy no contará con Alemania", aseveró la jefa de gobierno alemana en un acto de la Federación Alemana de la Industria (BDI) en Berlín. Merkel abogó una vez más por una modificación del Tratado de la UE para poder actuar más eficazmente contra los países con mayor déficit presupuestario.

Este fondo forma parte de un paquete de ayudas más amplio que totaliza 750.000 millones de euros, de los que 250.000 millones son aportados por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y otros 60.000 por el Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios