La Eurocámara aprueba el presupuesto comunitario para los próximos siete años

  • Las mayores partidas corresponden a las políticas de cohesión (34%), agricultura (29%), competitividad para el crecimiento y el empleo (13%) y desarrollo rural (9%).

El pleno del Parlamento Europeo aprobó el presupuesto plurianual de la Unión Europea (UE) para el periodo 2014-2020, que invierte casi un billón de euros en crecimiento y empleo en los próximos siete años. Los veintiocho países comunitarios tienen previsto aprobar el marco presupuestario 2014-2020, que fija en 959.988 millones de euros los compromisos y en 908.400 millones los pagos, el próximo 2 de diciembre. Los instrumentos para circunstancias no previstas -como la Reserva para Ayuda de Emergencia, Fondo Europeo de Globalización y Fondo Europeo de Solidaridad- figuran aparte en el presupuesto y, si son activados, representan otros 36.800 millones de euros.

Para el presidente de la Comisión Europea (CE), José Manuel Durao Barroso, "es un gran día para Europa", dado que el presupuesto plurianual, aunque "modesto en su tamaño" comparado con la riqueza nacional bruta de la UE (supone el 1% para los compromisos y el 0,95% para los pagos), tendrá no obstante un gran impacto, auguró. Subrayó que "el presupuesto de un año -dentro de los siete- representa más dinero a los precios actuales que todo el plan Marshall en su momento". "Hay financiación para que podamos salir de la crisis, apoyo financiero para los que viven por debajo del umbral de la pobreza o que están buscando trabajo, oportunidades de inversión para pymes y asistencia para comunidades locales, agricultores, investigadores y estudiantes", recalcó.

El presidente del Parlamento, Martin Schulz, afirmó que las cuentas "están lejos de ser perfectas" porque la Eurocámara hubiera preferido unas "mucho más ambiciosas", pero los recursos negociados con los Veintiocho podrán ser invertidos en la lucha contra el desempleo, en las regiones menos favorecidas, en investigación y desarrollo y en agricultura.

En el presupuesto plurianual las mayores partidas corresponden a las políticas de cohesión económica, social y territorial (34%), agricultura (29%), competitividad para el crecimiento y el empleo (13%) y desarrollo rural (9%). La partida dedicada a competitividad para el crecimiento y el empleo ha aumentado desde los 91.500 millones de euros (9,2% del presupuesto anterior entre 2007-2013) hasta los 125.600 millones. Además, habrá 70.000 millones de euros disponibles del Fondo Social Europeo para la creación de empleo (10.000 millones al año) y 6.000 millones de euros para la lucha contra el paro juvenil en los próximos dos años en las regiones donde el desempleo supera el 25%. España se beneficiará de unos 1.900 millones de euros de esos recursos.

La UE dispondrá para la política agrícola de 277.851 millones de euros en la partida de medidas de mercado y pagos directos y de otros 84.936 millones en desarrollo rural. En el apartado de cohesión, otra partida muy importante para España, la UE contará con 325.149 millones de euros. El popular programa de becas universitarias y de intercambio de formación, voluntariado y deporte Erasmus+ ascenderá a 14.700 millones de euros y COSME para las pymes contará con 2.300 millones.

La aprobación de los presupuestos plurianuales -con 537 votos a favor, 126 en contra y 19 abstenciones, informó la Eurocámara- ha sido posible tras considerar el Parlamento que los Veintiocho han cumplido sus exigencias para poner punto y final a "la continua falta de fondos". Los eurodiputados querían evitar que el presupuesto de la UE empiece 2014 en números rojos y los países miembros han acordado añadir otros 3.900 millones de euros a las cuentas de 2013 para eludir nuevos impagos.

Por otra parte, el Parlamento consiguió que se cree un grupo de alto nivel sobre los "recursos propios", a fin de reformar el sistema de ingresos de la UE, que depende de los presupuestos nacionales e incluye excepciones y correcciones para distintos países. El Parlamento logró, además, introducir una mayor flexibilidad para mover los fondos inutilizados de un año a otro y, en el caso de los compromisos, también entre distintas partidas de gasto. Por otro lado, ha incluido una cláusula de revisión que obligará a la CE a presentar en 2016 propuestas para reformar el presupuesto a largo plazo, teniendo en cuenta las circunstancias económicas del momento y la posibilidad de acortarlo a cinco años, coincidiendo con el ciclo político de las instituciones europeas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios