La Eurocámara vota a favor del veto al comercio del atún rojo

  • El sector muestra su malestar por la posición de Estrasburgo de prohibir las exportaciones e ignora la cuota de este año a la espera de una reunión el lunes

Cuando todavía no se ha disipado la incertidumbre para la campaña de este año, las almadrabas recibían ayer un nuevo varapalo de Europa que agrava, aún más, su panorama de futuro. El Parlamento Europeo se posicionó a favor de que se prohíba la exportación de atún rojo, lo que supondría la desincentivación de esta actividad -objetivo de la medida- por la pérdida del negocio con el principal mercado consumidor de este producto, Japón.

La industria almadrabera calificó como "una mala noticia" el respaldo dado por la Eurocámara a que se imponga este veto a la captura de atunes rojos en la sesión que celebrarán los miembros del Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres (Cites), entre el 13 y 25 de marzo en Doha (Qatar), con el fin de evitar que esta especie se extinga.

Es el segundo posicionamiento en este sentido que realiza el Parlamento Europeo, aunque éste tiene carácter consultivo y no vinculante. Ante esta reiteración, Diego Crespo, gerente de la Organización de Productores Pesqueros de Almadrabas (OPP), manifestó ayer que "la decisión final será de la Comisión y del Cites, pero esta decisión va a determinar e influir en la decisión que tome la Comisión Europea".

Este empresario almadrabero expuso que "en caso de que el Cites cierre a la comercialización internacional esta pesquería, la entrada en vigor de la normativa sería aplicable tres meses después, es decir para finales de junio, fecha en la que ya la campaña de este año estaría finalizada". Crespo mostró su apoyo a la consejera de Pesca de la Junta, Clara Aguilera, sobre la reducción de la flota industrial de cerco a favor de las almadrabas. "Si hay que sacrificar una parte de la flota, en este caso la de cerco, para evitar el Cites y evitar que muera toda la flota, pues habrá que acometer esa postura valiente".

El gerente de la OPP consideró que "no es agradable que se tenga que perjudicar una parte de los pescadores, ya que siempre es preferible a que tengamos que desaparecer todos". Para apoyar esta opinión, Crespo utilizó un símil: "A nadie le gusta quedarse ni manco ni cojo, pero si tienes gangrena, mejor estar manco que muerto". Crespo apuntó que "Francia e Italia están también por la labor de cerrar el cerco para salvar a la flota artesanal, y en España sólo son seis cerqueros, ya que si lo cierra la UE o el ICCAT, siempre se puede volver, pero si lo cierra Cites, es para los restos".

Junto a este frente crucial, la organización está también pendiente del encuentro que tendrá lugar el próximo lunes, en el que esperan que la Junta y el Ministerio de Medio Ambiente detallen el número de toneladas de las que podrán disponer y cómo se desarrollará el trabajo del observatorio científico que se pretende poner en marcha este año en las almadrabas. Crespo apuntó que "depende de lo concreto que tengamos el lunes, de las condiciones y de las soluciones que nos dé la Administración para poder desarrollar la campaña, tanto en actividad como en el número de empleos". Esta indefinición, que arrastran desde que ambas administraciones firmaran un acuerdo de salvación de la industria hace más de dos semanas, las empresas almadraberas no terminan de convencerse para contratar a los 292 profesionales que se repartirán entre las cuatro almadrabas que se calan en la provincia.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios