Expertos piden un cambio de modelo turístico para sobrevivir

  • Un estudio advierte que el sector regional "envejecerá" si no cambian las relaciones laborales

Las conclusiones de un estudio sobre la calidad laboral del sector turístico en Andalucía advierten que éste "envejecerá" si no cambian las relaciones laborales y se introducen conceptos como la productividad o se mejora la formación de los empleados, por lo que expertos piden un cambio de modelo para sobrevivir.

Este análisis, realizado por la consultora Actua2 a petición de la Cámara de Comercio de Málaga y el Observatorio de los Recursos Humanos en el sector turístico de la Consejería de Empleo, recoge datos de 900 empresas, informó ayer en rueda de prensa Enrique Fernández de Giles, director de la consultora.

Un 86% de las empresas facturan menos de 1,5 millones de euros al año, el 70% hasta 600.000 y un 64%, menos de 300.000. La facturación media por empleado y año es de unos 17.000 euros, lo que sitúa al sector en una situación "prácticamente de autoempleo", según Fernández de Giles.

El informe revela además que el 78% del sector se dedica a los servicios de comidas, bebidas y alojamientos, "pese a todos los años de esfuerzos para diversificar la oferta".

El 93,2% de los empleados tienen más de cinco años de antigüedad y el 5%, más de diez, aunque en el polo negativo se sitúa más de un 70% de estacionalidad entre julio y septiembre, dato este último sin el que "se habría conseguido en Andalucía el mito de la pyme del Sur de Alemania".

En los convenios colectivos analizados hay "un 67% de cobertura de todos los aspectos relacionados con obligaciones del empleador", pero no hay "ninguna referencia a la productividad" y eso es "un reto que está encima de la mesa".

"Hemos navegado en bonanza y eso nos ha permitido subir en conceptos sociales", añadió este experto, aunque la situación actual obliga a pensar en un cauce "para que la productividad no sea manipulable ni nos permita hacer maldades, sino que sirva para conseguir la implicación de los trabajadores".

El análisis recoge asimismo que, en las pymes y micropymes, el 43% de las contrataciones se producen por contactos personales, lo que significa que "si no se está dentro del mercado de trabajo, no se va a entrar". La "inmensa mayoría" de estas empresas "no tienen un diagnóstico de sus necesidades formativas", señaló Fernández de Giles, que cree la realidad que refleja el estudio supone "que la oferta turística va envejeciendo y haciéndose más aburrida", por lo que el destino va teniendo "menos posibilidades de diferenciación".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios