El FMI alerta de que la crisis fiscal de EEUU amenaza la recuperación mundial

  • España sólo crecerá más que Grecia, Irlanda y Portugal en la Eurozona en el bienio 2011-2012, aunque la tasa de paro mejora la previsión oficial · China y la India bajan el ritmo · Peligro de recalentamiento para los emergentes

La economía mundial mejorará pese a los tsunamis y las revueltas; los países ricos crecerán más y los emergentes moderarán su espectacular progresión; EEUU tendrá que hacer ajustes fiscales para evitar una "desestabilización internacional"; y España caerá al décimo segundo puesto del ranking y seguirá a la cola de la Eurozona pese a una leve mejoría. Es el retrato del Fondo Monetario Internacional (FMI) para el bienio 2011-2012 tras su reunión de primavera -una de las dos que celebra cada año.

La toma doméstica era muy esperada tanto por los analistas como por el Gobierno y los mercados: España crecerá un 0,8% este año (la misma cifra ofrecida por el Banco de España) y un 1,6% el que viene, dos y una décima más, respectivamente, de lo adelantado por el Fondo en enero. Estas cifras convierten a España en el cuarto país de la zona euro que menos se espera que crezca este año, después de Grecia, que caerá un 3%, Portugal con una contracción del 1,5% e Irlanda con un crecimiento del 0,5%. El FMI prevé que la zona euro se expanda un 1,6% este año y un 1,8% en 2012, en ambos casos una décima más de lo que había pronosticado en enero. Los datos mejorados del PIB español están todavía muy por debajo de las previsiones del Ejecutivo, que calcula un crecimiento del 1,3 % en 2011 y del 2,3 % en 2012.

Por el contrario, el FMI baraja cifras de desempleo más optimistas que las oficiales, al pronosticar que la tasa de paro quedará en el 19,4% este año, mejor que el 19,8 % que espera el Gobierno. Para 2012, el desempleo sería del 18,2 %, frente al 18,5 % previsto por el Ejecutivo. La inflación, según las proyecciones del FMI, se situará en el 2,6% este año y el 1,5% el próximo. El Fondo considera, por otro lado, que el déficit por cuenta corriente alcanzará el 4,8% del PIB este año y el 4,5% el que viene.

El economista jefe del FMI, Olivier Blanchard, declaró ayer en rueda de prensa que en general "España está haciendo las cosas correctas". Aun así, pronosticó que "serán necesarios muchos años antes de que las cosas se normalicen". El FMI considera asimismo que el sector inmobiliario cuenta con margen para caídas adicionales de los precios y que los bancos españoles "pueden afrontar esta situación sin graves problemas".

El FMI estará muy pendiente de EEUU porque su evolución siempre marca, en mayor o menor medida, la del resto. El informe cree "particularmente urgente" que el país ponga en marcha una "trayectoria fiscal sostenible" en el medio plazo para disipar así "el riesgo de fluctuaciones de los mercados de bonos que podría provocar la desestabilización internacional". Según recoge la última edición del informe Perspectivas económicas mundiales, las grandes necesidades de financiación soberana ejercerán una presión al alza sobre las tasas de interés, desacelerando la recuperación del sector privado y reduciendo el producto potencial. "Esto podría causar aumentos abruptos de los tipos de interés en Estados Unidos capaces de desestabilizar los mercados internacionales de bonos, con efectos particularmente perjudiciales para las economías de mercados emergentes", agrega. EEUU crecerá un 2,8% este año y una décima más en 2012.

La economía del planeta continuará, por otra parte, con una lenta pero imparable recuperación en 2011 y 2012, con alzas del 4,4% y del 4,5%. Para las economías avanzadas, el FMI prevé para este año un crecimiento del 2,4%, y para el próximo del 2,6%. El mundo en desarrollo y los países emergentes aumentarán su riqueza este año y el próximo en un 6,5 % anual. Destacan en especial dos gigantes, China y la India. El primero tiene previsto crecer un 9,6% y un 9,5% este año y el próximo, en tanto que el segundo se anotará un 8,2 % y un 7,8 %.

El crecimiento mundial, apunta el Fondo, no estará exento de riesgos. Los más inmediatos para los países ricos son el alto desempleo, del que no consiguen desembarazarse, así como las reformas del sistema financiero y el recorte del gasto público y el déficit. Para los países emergentes, especialmente en Latinoamérica, el mayor peligro es el del sobrecalentamiento, es decir, crecer por encima de sus capacidades, lo que podría llegar a disparar los precios y a estropear su buen momento económico.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios