El FMI pide a España más ajuste fiscal porque "aún no está fuera de peligro"

  • El organismo mejora las previsiones de déficit para el país, pero calcula que no llegará al límite del 3% del PIB en 2013 como exige la UE, sino más de cinco años después · Exige más recortes del gasto en las comunidades

Comentarios 1

Una de cal y una de arena. El Fondo Monetario Internacional (FMI) mejoró ayer sus perspectivas sobre la reducción del déficit español a corto plazo, pero pidió más recortes en el gasto de las comunidades autónomas para cumplir con las exigencias del Pacto de Estabilidad.

Las autoridades españolas han ofrecido una "fuerte" respuesta a los desafíos fiscales que está siendo reconocida por los mercados financieros, aunque todavía no se puede afirmar que España "esté fuera de peligro" por lo que el ajuste fiscal tiene que continuar, advirtió ayer el responsable de la división Fiscal del FMI, Paolo Mauro, que consideró necesarias más medidas en el ámbito de las comunidades autónomas. "El ajuste fiscal tiene que continuar", sentenció.

El representante de la institución internacional recordó la buena situación de las finanzas públicas de España al comienzo de la crisis, y destacó el "importante paso" que supuso la reforma de las pensiones, lo que, a su juicio, "realmente ayudará a las finanzas a largo plazo". No obstante, Mauro señaló que una de las cuestiones a seguir con atención es la de las comunidades autónomas y los gobiernos regionales, donde consideró que "serán necesarias más medidas en el futuro".

Por otro lado, el director del departamento de Asuntos Fiscales del FMI, Carlo Cottarelli, no prestó demasiada importancia al impacto de más subidas de tipos al considerar que "cierto incremento ya está asumido en las proyecciones". Reconoció que los tipos de interés obviamente influyen en la deuda, pero subrayó que el FMI "no tiene una especial preocupación en esta cuestión".

Según el organismo, España no logrará cumplir en 2013 el objetivo de reducir el déficit público hasta el umbral del 3% marcado en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. El saldo negativo de las cuentas públicas para esa fecha se situará en el 5%, frente al 9,2% de 2010 y el 6,2% previsto para este año por el FMI, lo que, no obstante, resulta cuatro décimas mejor que su anterior estimación de enero.

De hecho, las previsiones a largo plazo contenidas en la última edición del informe Fiscal monitor de la institución internacional auguran que el déficit público español se situará en el 5,6% en 2012 y en el 5% en 2013, fecha fecha prevista por el Gobierno para reducir el desequilibrio a menos del 3% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que las proyecciones del FMI para 2014 sitúan el déficit en el 4,7% y en el 4,6% para 2015 y 2016.

De este modo, las previsiones de la institución dirigida por Dominique Strauss-Kahn vuelven a mostrarse más pesimistas que las del Gobierno español, que espera un déficit del 6% este año, que bajaría al 4,4% en 2012 y se situaría en el 3% en 2013. Este objetivo no se alcanzaría, según el FMI, hasta más de cinco años después.

No obstante, el organismo destaca el esfuerzo de España, puesto que en sus proyecciones la institución confía en que, junto a Eslovaquia, será el país desarrollado que logre una mayor reducción del desequilibrio de las cuentas públicas este año (tres puntos porcentuales).

En el conjunto de la Eurozona, las previsiones del FMI apuntan a que sólo Alemania (-1%), Finlandia (-1,5%), Países Bajos (-2,1%), Asutria (-2,6%) y Eslovaquia (-2,9%) cumplirán para 2013 con el requisito de déficit del Pacto de Estabilidad.

A este respecto, Cottarelli destacó que "todo el mundo está intentando llegar al 3% en los próximos años, pero las posiciones de partida son diferentes, así como son distintos los desafíos", por lo que advirtió que "ante la magnitud de los déficit" de los países periféricos en 2009 y 2010 "llevará tiempo reducirlos" y subrayó que "más o menos estos países están haciendo lo que se esperaba de ellos".

En términos generales, el FMI alertó de que los riesgos que afectan a la sostenibilidad fiscal aún son "elevados". porque los avances en regiones como Europa se ven contrarrestados por los retrasos en países como EEUU y Japón. "Los déficit están bajando, excepto en dos grandes economías, EEUU y Japón", subrayó ayer Cottarelli.

Según sus proyecciones, EEUU tendrá este año el mayor déficit público de los países avanzados, equivalente al 10,8% del PIB, en línea con lo pronosticado por la entidad en enero, pero dos décimas más que el año pasado. De ahí que urgiera al país a acelerar la adopción de "medidas creíbles" para reducir su deuda, que según el organismo superará el 110 % del PIB en 2016.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios