El FMI echa un cable a España al negar similitudes con el caso griego

  • Campa viaja a Nueva York y Boston en la prolongación de la campaña de imagen iniciada por el Gobierno en la UE

Comentarios 4

El Fondo Monetario Internacional (FMI) echó ayer un cable al Gobierno español al respaldar su campaña publicitaria -país fiable, buen foco de inversión- y destacar la solidez de las instituciones y la credibilidad de la política de España y Portugal, que hacen que su situación económica sea diferente que la de Grecia, el Estado al que nadie se quiere parecer aunque las cosas fuesen justo al revés 2.700 años atrás.

"Respecto a Portugal y España, vemos diferencias en sus circunstancias respecto a las de otras partes de la zona euro", afirmó en una rueda de prensa David Hawley, portavoz del FMI, en respuesta a la posibilidad de contagio de los problemas de Grecia a esos dos países. Ése es el mensaje que ha llevado a París y Londres el secretario de Estado de Economía español, José Manuel Campa, que ayer viajó a Estados Unidos para continuar su gira didáctica y persuasiva con algunos de los inversores más potentes al otro lado del Atlántico. Su agenda incluye diversos contactos tanto en Nueva York como en Boston para explicar la estrategia de deuda del Tesoro público español para este año y los planes para consolidar las cuentas públicas.

Hasta ahora, el FMI había mantenido silencio sobre el asunto, pero ayer hizo una declaración que da peso a los argumentos del Ejecutivo. Hawley dijo que tanto España como Portugal cuentan con unas estadísticas económicas y unas instituciones "robustas", tienen buenos historiales de política económica y credibilidad, y sus situaciones fiscales de partida eran fuertes. En comparación, Grecia sufría un problema presupuestario incluso antes de que llegara la crisis.

Los inversores han puesto en duda la capacidad de Grecia de hacer frente a la deuda, lo que ha hecho elevar los intereses de sus bonos soberanos. Al mismo tiempo, ha hecho a los inversores mirar dos veces a los países de la zona cuya situación económica es más débil, en particular España y Portugal, cuya deuda también se ha encarecido.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios