El FMI advierte a Europa de que los recortes agravarán la recesión

  • Lagarde recomienda incrementar la dotación de los fondos de rescate y vuelve a proponer la creación de eurobonos.

Comentarios 15

Los recortes presupuestarios contemplados en los distintos programas de consolidación fiscal manejados por las economías de la zona euro contribuirán a agravar las presiones recesivas que afectan a la región, por lo que, allá donde sea posible, los países deben reconsiderar el ritmo de ajustes previstos para este año, según ha planteado este lunes en Berlín la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, partidaria de que el bloque del euro culmine su integración fiscal con la emisión de eurobonos.

"La eurozona es el centro de las preocupaciones", afirmó Lagarde en su discurso, admitiendo que los pasos dados hasta ahora por los líderes europeos, aunque significativos, resultan insuficientes, por lo que subrayó la necesidad de que Europa trabaje de manera coordinada en mejorar sus perspectivas de crecimiento, fortalecer los actuales cortafuegos financieros y profundizar en su integración.

"Los recortes presupuestarios sólo se sumarán a las presiones recesivas", dijo Lagarde, quien reconoció que, si bien algunos países "no tienen elección" y deben sanear sus cuentas públicas, "esto no es cierto para todos", ya que hay un importante núcleo donde los ajustes fiscales pueden ser "más graduales" y donde haya espacio fiscal se debería "reconsiderar el ritmo de los ajustes planeados para este año". 

No obstante, la ex ministra francesa de Economía señaló que algunos países de la zona euro aún deben hacer mucho más para impulsar su competitividad y su potencial de crecimiento mediante reformas estructurales, aunque el impacto de las mismas sólo será visible a medio y largo plazo.

Por otro lado, Lagarde apuntó la importancia que tendría para favorecer el crecimiento de la eurozona un mayor "alivio de la política monetaria", así como asegurar que la banca no restrinja el flujo de crédito con la excusa de incrementar sus ratios de capital.

En lo que respecta a la capacidad de respuesta de la zona euro frente a la crisis, la directora gerente del FMI recomendó incrementar la dotación de los mecanismos financieros, como el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera o el Mecanismo Europeo de Estabilidad, así como mantener la intervención del BCE a la hora de suministrar la liquidez necesaria para estabilizar la financiación de la banca y los mercados de deuda soberana.

Profundizar en la integración fiscal

Por otra parte, la directora del FMI recordó que los fundamentos económicos de la zona euro parecen buenos, por lo que, en parte, la crisis actual supone una crisis producto de una integración incompleta, por lo que abogó por establecer mecanismos paneuropeos que puedan intervenir en las entidades bancarias, así como un supervisor unificado y una autoridad única para liquidar bancos en problemas, y un fondo único de garantía de depósitos.

En este sentido, Lagarde propuso ahondar en la integración fiscal de la región con el establecimiento de algún tipo de instrumento para compartir los riesgos fiscales que permita el apoyo común de los socios del euros en caso de dificultades de uno de sus miembros. "Existen una serie de opciones de financiación para respaldar esta fórmula para compartir riesgos, incluyendo la creación de bonos de la eurozona o, como propuso el Consejo de Asesores Económicos de Alemania, el establecimiento de un fondo para amortizar la deuda", dijo. "El acuerdo político para un bono conjunto que apuntale el riesgo compartido ayudaría a convencer a los mercados sobre la viabilidad futura de Europa y de la unión monetaria", añadió. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios