El FMI advierte a España, Grecia y Portugal que deben bajar los salarios

  • El 'Financial Times' alerta al Gobierno de que la economía española gesta "un drama potencialmente mayor" que el de la griega

Comentarios 4

España, Portugal y Grecia, que afrontan serias dificultades por la evolución de sus finanzas públicas y no pueden recurrir a la devaluación de su moneda al formar parte de la zona euro tendrán que asumir sacrificios, como una baja de salarios para recuperar competitividad, según el FMI. "El restablecimiento de su competitividad puede necesitar grandes sacrificios, como una baja de los salarios", afirmó el economista jefe del Fondo Monetario Internacional (FMI), Olivier Blanchard, en una entrevista publicada ayer por el diario económico francés Les Echos.

Blanchard lo justificó porque "ahora con la crisis, Portugal, España y Grecia tienen serias dificultades" que "implican ajustes muy penosos. Sobre todo cuando el entorno inflacionista es muy bajo".

Al formar parte de la Zona Euro, esos países no pueden recurrir a un ajuste de los tipos de cambio, y eso ilustra que una unión monetaria "tiene un costo en el momento de choques asimétricos", constató después de insistir en que gracias a la moneda única Europa ha salido mejor de la crisis que si se hubieran mantenido las divisas nacionales.

Preguntado sobre si hay riesgo de implosión de la zona euro, el economista jefe del FMI contestó que cree que no, pero añadió que "eso no impide que haya un problema presupuestario en Europa" y que Grecia haya sido el primero en sufrir la sanción de los mercados. Blanchard consideró "indispensable" que los bancos centrales mantengan sus tipos de interés a un nivel muy bajo como el actual y eso "tanto tiempo como sea necesario".

La prensa inglesa también elevó el tono de sus críticas a la política económica española. El diario Financial Times alertó ayer de que, pese a que los problemas de los niveles de deuda y el déficit presupuestario griego han sido los principales motivos de preocupación últimamente, en España se está gestando un "drama potencialmente más grande" y criticó la postura de los países del sur de Europa de dejar para "mañana" lo que deberían haber hecho hace años.

Respecto al último plan de austeridad presentado por el Gobierno, en el que prevé reducir el déficit al 3% del PIB en 2012, subraya que la mitad de la contracción procede del recorte del gasto público, para lo que debe contar con el apoyo de los gobiernos regionales independientes, y la otra mitad, del crecimiento económico, "algo que no se debe dar por supuesto".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios