El FMI ve una gran burbuja financiera en formación tras años de apoyo monetario

  • Insta a evitar la "complacencia" ante el alza de deuda de empresas y familias, y la "excesiva" valoración de activos

  • Alerta de rentabilidades "insostenibles" para un tercio de la gran banca

El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, Tobias Adrian (d), y el vicepresidente, Peter Dattels (i), ayer. El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, Tobias Adrian (d), y el vicepresidente, Peter Dattels (i), ayer.

El director del Departamento de Asuntos Monetarios del FMI, Tobias Adrian (d), y el vicepresidente, Peter Dattels (i), ayer. / Stephen Jaffe / efe

El FMI hizo ayer un llamamiento contra "la complacencia" ante las buenas perspectivas económicas al advertir que el prolongado estímulo monetario está elevando los riesgos financieros, que incluyen un excesivo auge en el valor de los activos y notables incrementos del endeudamiento global.

"Aunque las aguas parecen calmadas, se están creando vulnerabilidades bajo la superficie que si no se atienden pueden descarrilar la recuperación global", dijo Tobias Adrian, director del departamento de Asuntos Monetarios del Fondo Monetario Internacional (FMI), al presentar el informe de estabilidad financiera global.

Especialmente, agregó Adrian, en un contexto en el que "es probable que el proceso de normalización monetaria se demore aún varios años". Por ello, alertó a los bancos centrales de que "una normalización monetaria demasiado rápida puede provocar turbulencias no deseadas en los mercados y dar marcha atrás en el progreso hacia los objetivos de inflación".

La Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) ha iniciado un gradual ajuste monetario, con la subida de tipos de interés hasta el rango actual del 1% y el 1,25%, mientras que el Banco Central Europeo (BCE) continúa inmerso en un multimillonario plan de estímulo para apoyar la recuperación. En este sentido, marcó como reto clave evitar la "complacencia" ante "las crecientes cargas de deuda en empresas y hogares, y las excesivas valoraciones de activos".

Advirtió que "hay demasiado dinero en busca de muy pocos activos rentables", lo que provoca que los inversores salgan de su entorno natural y acepten niveles de riesgo más altos. "Existe un cada vez más amplia divergencia entre los ciclos económicos y financieros", remarcó, algo que aumenta las dificultades de los bancos centrales para salirse de sus extraordinarios planes de estímulo.

En paralelo, los niveles de endeudamiento están creciendo de manera notable, y en países como China, Canadá o Corea del Sur, está llegando al límite, por lo que un posible ajuste monetario y el consiguiente endurecimiento de las condiciones financieras supone un peligro importante.

También le preocupa la complejidad, tamaño y ritmo de expansión del crédito en China. Los activos del sector bancario han aumentado de un 240% del PIB a fines de 2012 a un 310% del PIB hoy. "Las autoridades se enfrentan a la difícil disyuntiva de endurecer las políticas del sector financiero o frenar el crecimiento", apunta.

Por último, el FMI alertó de que un tercio de los grandes bancos globales considerados de importancia sistémica, cuyos activos suman unos 14 billones de euros, continurán generando rentabilidades "insostenibles". Destaca los avances de la mayoría de las 30 entidades que reciben la consideración de sistémicas y que superan los 40 billones, pero advierte de los bajos niveles de rentabilidad que en 2019 podrían registrar bancos como los japoneses Mitsubishi UFJ Financial Group (MUFG), Mizuho Financial Group (MFG), Sumitomo MitsuiFinancial Group (SMFG), los europeos Deutsche Bank, Groupe BPCE, Unicredit Group, Barclays, Standard Chartered y el estadounidense Citigroup.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios