El FMI pide coordinación para salvar una economía global "al borde de la recesión"

  • El director del organismo considera que las acciones unilaterales deberían condenarse, en alusión a la falta de consenso en la UE

El panorama pinta aún más negro. El director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn, alertó ayer de que el planeta está al borde de una recesión que sólo se puede combatir con acciones conjuntas y con la inyección de dinero en la banca. Las economías avanzadas apenas crecerán el próximo año, según el FMI, mientras que el mundo se expandirá un 3% gracias a las naciones en desarrollo.

"Estamos al borde de una recesión global", alertó Strauss-Kahn en una rueda de prensa previa a la asamblea anual de ese organismo y el Banco Mundial, en la que los ministros de Economía de todo el mundo intentarán encontrar una respuesta colectiva al problema. El ex ministro francés instó a los gobiernos a usar todas las herramientas a su disposición, monetarias, fiscales y financieras, para combatir una crisis como no se ha visto desde principios del siglo pasado.

Enfatizó que lo más importante es restablecer la salud de la banca en el mundo desarrollado, que en EEUU y otros países guarda su capital en lugar de prestarlo por miedo a que los créditos no sean devueltos. "No hay forma de encontrar una salida sin suficiente recapitalización de las instituciones financieras", dijo. Esa posición significa que los gobiernos deberían inyectar dinero a los bancos, ya que actualmente no hay fuentes privadas dispuestas a invertir en ellos.

Es algo que también tiene en mente el secretario del Tesoro de EEUU, Henry Paulson, que también sopesa la compra de acciones del sector bancario.

Strauss-Kahn resaltó que dado que la crisis financiera es global, debe ser resuelta de forma colectiva. Y se refirió específicamente a la UE, cuyos miembros han sido incapaces de ponerse de acuerdo sobre un plan de acción conjunto porque algunos países, como Alemania, se niegan a colocar dinero para apoyar a bancos de otras naciones. "Insto a los países de la UE a trabajar juntos. No existe una solución nacional a una crisis como ésta", dijo. "Las acciones solitarias deben evitarse e incluso condenarse".

Afirmó que las medidas macroeconómicas deben combinarse con un plan de acción en el terreno financiero, que haga que los mercados de crédito vuelvan a funcionar. "La confianza es lo primero que tenemos que restablecer", aseguró Strauss-Kahn.

Asimismo, el director gerente dijo que ha activado un programa de préstamos urgentes del FMI por el que un país con problemas financieros puede recibir créditos con menos condiciones y en dos semanas "como máximo". Avanzó que el fondo cuenta con "cientos de miles millones de dólares", disponibles el primer año, y podría obtener más.

3%

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios