El FMI pronostica que España entrará en recesión en 2009

  • Zapatero carga contra el organismo, que prevé un retroceso para nuestro país (-0,2%), Alemania, Italia e Irlanda · Los 30.000 millones de apoyo a la banca elevarán la deuda

Comentarios 1

El Fondo Monetario Internacional (FMI) tiene fama de pesimista porque siempre publica las previsiones económicas más conservadoras. Sin embargo, el organismo con sede en Washington coincidió ayer, en la actualización de su documento Perspectivas de la economía mundial, con los vaticinios previos de la Comisión Europea o el Banco de España: nuestro país va a entrar en recesión. Una situación que España sufrió en 1981 y, por última vez, hace 15 años, en 1993.

Bruselas (el mes pasado) y el Banco de España (el pasado martes) ya han previsto que esta situación -técnicamente, dos trimestres seguidos creciendo a tasas negativas- se produzca en la segunda mitad de 2008, mientras que el FMI asegura que será en 2009. Según su estimación, el PIB español decrecerá en un 0,24% en el conjunto del próximo año.

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Política Fiscal y Financiera, el ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmó ayer que esta previsión difiere de lo que el Gobierno tiene en su "cabeza" y añadió que, si se analiza la rebaja de tipos, la menor inflación y las medidas del Gobierno, esas cifras son "un poco negativas". Aunque aseguró que el Ejecutivo respeta estas previsiones, confió en que finalmente sean "excesivamente negativas".

Para el presente ejercicio, cifra en un 1,4% crecimiento de España, cuatro décimas menos que en su anterior previsión de abril y dos menos de lo que contempla el Gobierno central. Además, y pese a que las previsiones mueren el mismo día en que se publican, no deja de ser significativo que el FMI haya rebajado drásticamente sus perspectivas para España en 2009, desde el crecimiento del 1,7% de abril a la recesión que baraja ahora. También llama la atención que el Gobierno, en la presentación de los Presupuestos Generales para el próximo año, mantuviera la estimación de crecimiento del 1% para 2009.

El dato no sentó bien al presidente del Gobierno, que acusó ayer al FMI de falta de iniciativas ante la actual crisis financiera sólo horas después de que éste presentara su informe. Eso sí, aseguro que "respeta" sus conclusiones.

No obstante, España no sufrirá sola este decrecimiento de su riqueza, ya que el organismo que dirige Dominique Strauss-Kahn pronostica la misma situación para Italia (también -0,24%); Irlanda (-0,57%, tras la caída prevista del 1,7% para este año); y Alemania, la locomotora económica europea, con un levísimo -0,002%.

Con respecto al resto de magnitudes macroeconómicas, el Fondo pronostica que la inflación se disparará hasta el 4,5% en 2008, para moderarse en 2009 hasta el 2,6%. En cuanto al desempleo, el FMI prevé un aumento en la tasa de paro en España hasta alcanzar el 11,8% a final de este año, mientras que en 2009 se dispararía hasta el 14,7%, lo que representaría el mayor nivel de paro entre los países analizados por el FMI.

Además, estos datos están muy por encima de las estimaciones realizadas por el Ejecutivo español, que pronostica unas tasa de desempleo del 10,4% este año y el 12,5% en 2009.

Paralelamente, el secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Carlos Ocaña, concretó ayer que los 30.000 millones de euros que el Gobierno destinará a la compra de activos de bancos y cajas elevará la deuda pública prevista para 2009 en los Presupuestos entre 2,7 y 2,8 puntos, con lo que ésta superará el 41% del PIB.

Ocaña subrayó que esta "línea de financiación" no es permanente y que son préstamos que se dan a los bancos con una garantía que da "plena seguridad" de que ese dinero se va a recuperar. Destacó que su impacto será temporal y que su gasto no se queda consolidado en la deuda, ya que "desaparece en el momento en que desaparezcan esos préstamos". Martínez Pujalte (PP) indicó que este fondo pone "patas arriba" los Presupuestos del Estado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios