Fernández Ordóñez pide a las cajas y a las CCAA que no retrasen más las fusiones

Comentarios 1

El gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, lamentó hoy que algunos de los procesos de fusiones se estén demorando "más de lo deseable" y por eso pidió a las entidades financieras y a las comunidades autónomas que no los retrasen o dificulten.

En su intervención en una jornada sobre la reforma del sistema financiero organizada por el diario Expansión y por KPMG, Fernández Ordóñez recordó que el organismo que preside no debe decidir qué proyectos de fusión ha de haber, sino examinar con rigor las propuestas y examinarlas con criterios "únicamente profesionales".

En declaraciones a la prensa, recordó que hasta la aprobación del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) ninguna entidad se estaba reordenando y, sin embargo, luego se han visto envueltas en ese proceso cerca de "treinta y tantas cajas".

Por ello, aseguró que la medida ha sido un "éxito" porque ha "estimulado" la reestructuración, lo que no quita que algunos procesos vayan "muy lentos", por lo que animó a que se busquen alternativas.

Además, señaló que algunas comunidades están retrasando procesos que podrían dar solidez a las entidades financieras de sus regiones, por lo que cree que ciertos gobiernos autonómicos deben replantearse su actitud y pensar que "hay que buscar proyectos sólidos, y no que les gusten o no".

En cuanto a la posibilidad de que el Banco de España pueda exigir a las entidades mayores provisiones por sus activos inmobiliarios, recordó que el organismo es quizás de los más "rigurosos" a la hora de hacer las valoraciones, aunque esto no evita que continuamente se estén estudiando otras posibilidades.

"Nos vamos adaptando a cómo va evolucionando la situación, vamos estudiando, y si es necesario cambiamos y si no es necesario, no cambiamos", explicó.

Añadió que, en la medida en la que la valoración de los activos va variando, el Banco de España hace lo propio con sus normas, por lo que "si lo cree necesario, lo hará".

Actualmente el supervisor exige, de forma preventiva, que las entidades provisionen al menos un 20% del valor de los inmuebles que tienen durante más de un año en sus balances, en previsión de que puedan obtener un menor valor en el momento de la venta.

Durante su discurso el gobernador también hizo un llamamiento a la responsabilidad de las entidades financieras para que concedan créditos.

Así, aunque admitió que bancos y cajas no deben dar créditos "a quien no sea solvente", añadió que tampoco deben olvidar "que si dejan de prestar un solo euro a quien lo es estarán echando piedras sobre su propio tejado".

En su discurso, Fernández Ordóñez vinculó la política laboral al devenir del sistema financiero e insistió en que se debe acometer una reforma del mercado de trabajo para que el sistema bancario no se vea obligado, ante el aumento de la morosidad y las mayores dificultades de financiación en los mercados mayoristas, a recortar aún más el crédito.

Asimismo recordó que las entidades se enfrentan a un escenario "extremadamente complejo" y es "fundamental" que las que más se han arriesgado -en alusión a la financiación del sector inmobiliario- "se preparen" y adopten medidas para asegurar su rentabilidad.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios