Fitch amenaza con rebajar a finales de mes dos escalones el 'rating' español

  • La agencia da un balón de oxígeno a Francia y no recortará su máxima nota, mientras que Italia también está bajo lupa

Comentarios 2

La agencia de calificación de riesgos Fitch avanzó ayer que la revisión de las notas de solvencia de los países del euro más expuestos a la crisis de deuda, que inició el pasado diciembre, puede concluir con una rebaja de hasta dos escalones para España. De cumplir con la amenaza, recortaría su evaluación de la calidad crediticia española a largo plazo desde su actual nivel de AA- (la cuarta más alta posible, equivalente a un notable) a A (un bien).

Según el jefe de rating de la región de Europa y Oriente Próximo de Fitch, Ed Parker, los socios con más problemas fiscales y sometidos a una mayor presión en los mercados -España e Italia incluidas- podrían sufrir una rebaja de uno o dos escalones. Junto a estos dos Estados, Fitch colocó en revisión a Bélgica, Eslovenia, Irlanda y Chipre a finales del año pasado. Entonces, la sociedad justificó su decisión en que la cumbre europea de principios de diciembre, que se esperaba clave, no despejó las dudas sobre una salida a la crisis.

En el caso de España, junto a los problemas de un alto déficit y de financiación en los mercados de deuda soberana, los motivos que podrían decantar a Fitch por los recortes pasan por el sector financiero y sus débiles perspectivas de crecimiento. En este segundo apartado, las últimas previsiones de la agencia auguran un estancamiento de la economía en 2012 y un crecimiento del 1% en 2013. En cuanto a la banca, el responsable de instituciones financieras de Fitch, James Longsdon, señaló que "la previsión es negativa para los bancos en España, Italia y Portugal" debido a "las crecientes preocupaciones soberanas y económicas y su implicación para el coste de financiación" de las entidades. Además, la situación se agrava para España por la "intensa crisis inmobiliaria".

La decisión de poner la calificación de un país en perspectiva negativa implica que hay un 50% de posibilidades de sufrir los efectos de la tijera en un plazo de 90 días. La decisión definitiva de Fitch se conocerá el día 31 de enero.

Por su parte, el Gobierno francés, enfrascado en una intensa campaña por mantener la triple A (la máxima nota) y a las puertas de una reválida en las urnas, mantendrá de momento la matrícula de honor sobre su solvencia financiera. El portavoz de Fitch avanzó ayer que no prevén recortar por ahora la AAA de Francia, cuyo rating está en perspectiva negativa desde el 16 de diciembre. "En base a algunas tendencias actuales económicas y fiscales en Francia no prevemos una rebaja este año", afimó Parker.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios