Fitch califica de "estable" la perspectiva de España por las reformas de Rajoy

  • La agencia de calificación mantiene la nota de la deuda española en BBB, muy cerca del bono basura, pero por primera vez desde el inicio de la crisis pronostica "un crecimiento más seguro".

Comentarios 9

La agencia Fitch también ve alguna luz, aunque sea tenue, sobre la deuda española. Es cierto que mantiene su calificación en BBB, tan sólo dos escalones por encima del llamado bono basura, pero al menos otorga un voto de confianza al revisar al alza su perspectiva, cambiando la calificación de "negativa" por la de "estable".

Para la agencia, que rebajó la calificación a España por primera vez en octubre de 2010, la mejora de la perspectiva se debe a la consolidación fiscal que está llevando a cabo el país y a las "significativas reformas" realizadas por el Gobierno de Mariano Rajoy en el mercado laboral, en el sistema de pensiones y en el sector financiero. Estas reformas, aunque disminuirán en el período 2014-2015, van a permitir a España lograr "un crecimiento más seguro" aventuró ayer la agencia en un comunicado.

Fitch expresa su confianza en que la economía española comience a recuperarse el próximo año. Al impulso contribuirán, principalmente, las exportaciones netas, ya que la demanda interna seguirá débil durante un período más largo. La agencia de medición de riesgos también subrayó que la balanza de pagos de España avanza a un ritmo más rápido de lo esperado, por lo que igualmente revisó al alza sus previsiones de balanza por cuenta corriente de España y ahora espera un superávit del 1,2 % en 2013. A pesar de la crisis económica, esta evolución viene determinada por el incremento de las exportaciones y las mejoras en competitividad.

Otro de los puntos clave en los que Fitch reconoce un avance desde que diera su primer toque de atención, en 2012, es el de la reestructuración del sector bancario, aunque ello no ha sido sin coste fiscal. La agencia también percibe mejorías en las condiciones de financiación de España, un factor que conlleva un ahorro "sustancial" en los gastos que debe afrontar el país para pagar los intereses durante este año, que Fitch calcula entre el 0,7-0,8% del PIB.

La salida de España de la recesión se ha producido antes de lo previsto, según la agencia, que no obstante prevé que el crecimiento siga siendo muy débil, en torno al 0,5 % del PIB en 2014.

Por lo que respecta a la calificación de la deuda soberana de España, el rating se mantiene apoyado en una economía de alto valor añadido y diversificada que está adaptándose poco a poco después de "su burbuja de crédito". En su diagnóstico, Fitch resalta la fuerte mejora de la productividad desde 2008 y la progresiva reducción del endeudamiento iniciada en el sector privado.

Sin embargo, la agencia sostiene que la calificación de España es inferior a las de otras grandes economías avanzadas, lo que refleja los grandes riesgos que planeta su ajuste económico y financiero en la zona euro. Las perspectivas de crecimiento de la economía española a medio plazo son débiles, ya que todos los sectores de la economía siguen estando muy apalancados, el desempleo es "excepcionalmente alto" y el déficit público sigue siendo elevado, recordó Fitch, que valoró el compromiso de las autoridades para reducir el endeudamiento público.

Una mejora del rating vendrá de la mano de una recuperación económica sostenida que dé sus frutos en el mercado de trabajo, de la reducción de la deuda, de nuevas mejoras en la competitividad internacional de España y de la puesta en marcha de reformas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios