El Gobierno promete en Londres las reformas que empantana en España

  • Salgado y Campa se reúnen en la City con inversores y banqueros y vaticinan que el déficit público caerá desde el 11,4% actual al 3% en cuatro años · La CEOE advierte que la confianza no se gana "predicando"

Comentarios 1

Embarcados en una ruta europea para tranquilizar a los mercados, los espadachines económicos del Gobierno debutaron ayer en Londres, nada menos que en plena City, con el firme propósito de lavar una imagen despedazada por contradicciones intestinas y por la estadística pura y dura. Elena Salgado, vicepresidenta segunda y ministra del ramo, y José Manuel Campa, secretario de Estado de Economía, compartieron mesa con inversores, banqueros y periodistas durante un almuerzo organizado por Barclays, Citi y Santander, y explicaron la estrategia del Ejecutivo español y las reformas que prevé llevar a cabo. Unas reformas que, por cierto, no existen en el país, pues el asunto de la jubilación apenas ha merecido la consideración de propuesta -"a veces incluso de simulacro"-, mientras la reforma laboral ni siquiera existe aún más allá de un documento voluntarista sin medidas cerradas.

Campa salió satisfecho del sanedrín y aseveró que la City, el centro financiero europeo por antonomasia -con permiso de Fráncfort-, "siempre ha estado tranquila" con respecto a la economía española. "Podemos bajar el déficit público del 11% al 3%. Pueden creerme o no, pero España ya lo ha hecho antes", aseguró Campa, quien hizo hincapié en la capacidad mostrada por gobiernos anteriores al respecto. Así, destacó que la estrategia recaerá especialmente en el lado del gasto, con significativos recortes en inversiones, transferencias y subsidios. Además, explicó que sólo en 2010 se prevé una reducción del 2,2% del déficit estructural.

El número dos de Economía confió en el impulso a la recuperación que supondrán la reestructuración del sistema bancario y la reforma laboral, y recordó que las perspectivas del Gobierno esperan que la economía española crezca "ligeramente" en 2010. Campa no teme que la situación de Grecia, donde ha habido un gran aumento de órdenes de venta de bonos a medio y largo plazo, vaya a tener un efecto contagio, ya que, según dijo, los movimientos que se han dado en España "son a corto plazo".

En casa, al Ejecutivo se le perdona poco a estas alturas. El vicepresidente de la CEOE y presidente de Cepyme, Jesús Banegas, recordó que la confianza de los mercados internacionales "no se gana predicando, sino haciendo cosas", en referencia al viaje de Salgado y Campa. Banegas, presente el pasado viernes en la reunión de José Luis Rodríguez Zapatero con los agentes sociales, insistió en la necesidad de ejecutar un programa de recorte de gasto público corriente "muy importante", una reforma laboral que introduzca flexibilidad en las relaciones laborales y que permita crear empleo, y otras reformas estructurales.

Ayer trascendió que la necesidad neta de financiación del Tesoro Público se reducirá en 2010 en un 34,2% con respecto al año anterior, hasta 76.800 millones. Con esas nuevas emisiones, el saldo vivo de la deuda en circulación llegará a los 553.000 millones, el 55% del PIB, mientras que se prevé que la deuda del conjunto de las Administraciones Públicas sea del 65,9%. La proporción de la deuda española sobre el PIB se mantendrá casi 20 puntos por debajo de la media europea.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios