Gobierno, PP y sindicatos rechazan abaratar el despido como pide el Banco de España

  • Zapatero asegura que traería resultados "no satisfactorios" · El organismo insiste en los perjuicios de ese coste para el empleo

Las propuestas que realizó el martes el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, orientadas a reformar el mercado de trabajo y abaratar el despido no han gustado al presidente del Gobierno. José Luis Rodríguez Zapatero las enmarcó ayer en el neoconservadurismo que da lugar a resultados "no satisfactorios" y ha asegurado que ese "no es el camino" para alcanzar la recuperación económica. Por su parte, los sindicatos UGT y CC OO calificaron la propuesta de Ordóñez de abaratar el despido de "inaceptable" y "antisocial".

También el portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, arremetió contra Fernández Ordóñez por lanzar "mensajes que suponen más amenazas" para los trabajadores. La responsabilidad del Banco de España, según Montoro, era haber anticipado los acontecimientos y plantear entonces reformas "razonables y sensatas" para mejorar las relaciones laborales "con acuerdo de los agentes sociales".

Por su parte, el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, insistió ayer en que la crisis económica no tiene origen laboral y que por lo tanto, los ciudadanos "no son lo únicos que tienen que hacer un esfuerzo" para salir de ella. Corbacho pidió al gobernador del Banco de España que haga un análisis "más global" de la crisis y "no tan parcial" y que no reflexione sólo sobre la posibilidad de flexibilizar el mercado de trabajo y abaratar los despidos, sin antes hacerlo sobre el papel que desempeña el sector financiero.

El ministro, tras un encuentro con su homólogo marroquí, aseguró que hay varios sectores económicos que "pretender abrir un debate" con el que él no está de acuerdo. Y añadió que parece que los únicos que tienen que hacer un esfuerzo para solucionar la crisis son los ciudadanos, que "son los que más la padecen".

Sin embargo, el director general del Servicio de Estudios del Banco de España, José Luis Malo de Molina, insistió ayer en las "fuertes pérdidas" de empleo que se están generando en el conjunto de la economía por los mecanismos de protección del desempleo de algunos colectivos. El directivo apostó por desarrollar medidas "excepcionales" y "transitorias" para detener la "sangría" del paro.

También a este respecto, el presidente de la CEOE, Gerardo Díaz Ferrán, advirtió ayer en Santa Cruz de Tenerife que si patronal y sindicatos no son capaces de llegar a un acuerdo en el marco del diálogo social ante la escalada del paro, "lo que tiene que hacer el Gobierno es gobernar, que está para eso".

"Si no se acomete una reforma laboral cuando la crisis toque fondo, a España le costará más salir de la crisis". "Es necesario hacer una reforma laboral, porque hace falta que el pequeño o mediano empresario contrate con alegría, con confianza y que sepa que si en un momento tiene problema puede seguir funcionando", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios