El Gobierno devolverá en 2015 la extra que suprimió en 2012 a los funcionarios

  • El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, garantiza el abono de todas las pagas íntegras el próximo año La medida coincidirá con las elecciones generales

Comentarios 59

El secretario de Estado de Administraciones Públicas, Antonio Beteta, garantizó ayer que los funcionarios cobrarán el próximo año "íntegramente" las dos pagas extraordinarias que les corresponden y reiteró el compromiso "real" de devolverles "presumiblemente en 2015" la paga de Navidad que les suprimió en 2012. La devolución coincidirá tanto con la celebración de las elecciones municipales como con los comicios generales si el Ejecutivo de Mariano Rajoy decide agotar la legislatura.

Beteta, en declaraciones a RNE recogidas por Europa Press, señaló que aunque algunas comunidades autónomas, por razones presupuestarias, no podrán pagar a sus funcionarios las dos extras de 2014, "el Estado sí lo hará" porque está "en situación financiera de poderlo garantizar".

El secretario de Estado manifestó además que la voluntad del Gobierno es trabajar para devolver a los funcionarios algunos de los días de libre disposición (moscosos) que les quitó, así como la paga extra de Navidad que no les abonó en 2012 para poder reducir el déficit público.

"Hay un compromiso real de que aquella paga extra que se les tuvo que restar a los funcionarios se les devuelva cuando las circunstancias económicas mejoren, y eso se hará, presumiblemente, en el horizonte de 2015", apuntó.

Beteta precisó que esta fecha es "coherente" con la recuperación económica y fiscal que espera el Gobierno para entonces y desvinculó la devolución de la extra en dicho ejercicio de la celebración de elecciones generales. "Ojalá la economía creciera más en 2014 y lo pudiéramos hacer antes, pero hay que ser prudentes", precisó.

El secretario de Estado destacó que los funcionarios han ayudado al país "decisivamente" con su buen hacer, su trabajo y sus esfuerzos económicos y que dichos esfuerzos deben ser compensados con la devolución de la paga extra que se les suprimió. "Esperemos que sea en el 2015", insistió.

El sindicato de funcionarios CSIF celebró estas declaraciones y resaltó que esta reacción del Ejecutivo responde al clamor social, a las presiones ejercidas por los sindicatos y al temor real de haber perdido la confianza en el colectivo de empleados públicos. En un comunicado, CSIF reclamó al Gobierno que "pase de las palabras a los hechos" y que abra "de manera inmediata" un proceso de diálogo para recuperar progresivamente las condiciones laborales. Asimismo, destacó que es consciente de que los "guiños" lanzados a los empleados públicos se producen en el contexto del año electoral.

Por su parte, la Federación de Servicios a la Ciudadanía (FSC-CCOO) celebró que el Gobierno vaya a devolver en 2015 la paga extra que suprimió a los funcionarios en 2012, si bien se teme que sólo sea un "anuncio electoralista". "Celebramos el cambio de actitud y la rectificación en línea con lo solicitado desde la representación de los trabajadores, si bien la ligazón del compromiso a la mejora del escenario macroeconómico, no es un elemento que garantice de ningún modo la medida anunciada", subrayó el sindicato. La FSC-CCOO. cree que el Gobierno podría estar buscando mejorar su imagen y su política en el sector público de cara a la futura convocatoria electoral europea. El sindicato recordó al Ejecutivo que no sólo se ha perdido la paga extra de diciembre de 2012 y los días de asuntos propios, sino que también se han congelado y recortado los salarios, eliminado días de vacaciones, congelado la oferta pública de empleo y eliminado el derecho a percibir el 100% del salario en caso de incapacidad temporal, entre otras cosas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios