reestructuración del sector financiero El Ejecutivo mueve ficha y las cajas hacen balance

El Gobierno penalizará los depósitos que ofrezcan intereses muy elevados

  • Economía pone coto a la 'guerra del pasivo' al considerar que daña los márgenes de la banca y su capacidad de prestar dinero · Las entidades que paguen más del 3% aportarán más al Fondo de Garantía de Depósitos

Comentarios 2

El Gobierno quiere poner coto a la guerra del pasivo desatada por bancos y cajas de ahorros. El sector lleva meses enfrascado en elevar la rentabilidad de sus depósitos con el objetivo de robar clientes a la competencia y mejorar su liquidez. Sin embargo, el Banco de España no está contento con esta estrategia, que, asegura, reduce los márgenes de la banca y restringe su capacidad para seguir prestando dinero.

En este contexto, el Ministerio de Economía ha propuesto controlar la remuneración de los depósitos y de las cuentas a la vista de las entidades estableciendo unos límites. De este modo, si aquéllas los exceden, deberán duplicar el dinero que dejan en reserva en el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD).

Para ello, incluirá dos nuevos apartados en el artículo 3 de la normativa sobre Fondos de Garantías de Depósito en el marco de la modificación del real decreto 216/2008 sobre recursos propios de las entidades financieras, que estará en audiencia pública en la web de la Dirección General del Tesoro hasta el próximo 28 de abril.

Los depósitos con un plazo igual o inferior a tres meses no podrán exceder una remuneración de 150 puntos básicos sobre el Euríbor medio a tres meses, lo que actualmente supondría un tipo de interés del 2,8%. Para los productos con un plazo superior, el tipo de interés anual no podrá exceder en más de 150 puntos básicos el Euríbor medio a seis meses, lo que situaría en estos momentos el nivel máximo en torno al 3,1%.

En el caso de los depósitos disponibles en cuentas a la vista, la remuneración pagada en la liquidación periódica de la cuenta no puede exceder en más de 100 puntos básicos el Euríbor a un mes de interés anual, lo que dejaría el nivel actual en el 2,14%.

En caso de que los importes excedan los umbrales establecidos se ponderarán en un 200% a los efectos del cálculo de las aportaciones a los FGD a los que estén adheridos los bancos, las cajas y las cooperativas.

El exceso que suponga la aportación sobre la que sería aplicable se ingresará trimestralmente en la cuenta del correspondiente fondo. Asimismo, las entidades comunicarán también cada tres meses el importe total de sus depósitos a plazo cuya remuneración exceda de los límites citados y de los saldos de cuentas a la vista liquidados con una remuneración superior al límite.

"Se entenderá que el exceso de los depósitos a plazo se mantiene durante la totalidad del plazo pactado", según figura en el texto propuesto por el Gobierno. Sin embargo, Economía, teniendo en cuenta la evolución del precio del dinero y el coste medio del pasivo de las entidades, también podrá modificar los límites a la remuneración y reducir o elevar la ponderación de las contribuciones a los Fondos de Garantía.

El Gobierno se adelanta con esta propuesta a la trasposición de una directiva europea sobre sistemas de garantía de depósitos, destinada a garantizar una mayor protección al inversor y a la armonización de criterios en Europa.

La iniciativa cobra especial importancia en un momento en el que la guerra del pasivo se ha reavivado pese a las advertencias de entidades del propio sector sobre el deterioro de los márgenes que conlleva. Tanto el consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, como el de Banesto, José García Cantera, entre otros directivos, han resaltado en los últimos días que la guerra del pasivo es "insostenible" y que puede dañar seriamente los márgenes de las entidades.

Sin embargo, el presidente de la Confederación de Cajas de Ahorros (CECA), Isidro Fainé, defendió esta estrategia en beneficio de las finanzas personales de ahorradores y jubilados que buscan rendimiento a su pasivo y temen las oscilaciones de la bolsa.

"Está claro que cuando hablamos de guerra de depósitos nos olvidamos de los jubilados, los que ahorran y buscan algo más de rentabilidad", dijo Fainé. El presidente de la patronal de las cajas apostó por la libertad comercial de las entidades e indicó que el dinero de la clientela no sólo se canaliza a través de los depósitos tradicionales, sino que existen otros instrumentos financieros como los fondos de inversión y las operaciones de seguro. Eso sí, por otro lado, puso en duda los beneficios de dichas estrategias de negocio. "Algunos hacen guerra de depósitos. Que la hagan. Comprar duros y venderlos a pesetas no es un buen negocio, pero puede tener sentido en temas marginales", valoró Fainé.

Por su parte, el director general de la patronal de las cajas, José María Méndez, consideró "una vía interesante" que el Banco de España se plantee que las entidades que ofrecen altas remuneraciones en los depósitos incrementen sus aportaciones al FGD por entender que entrañan mayor riesgo que otras prácticas.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios