El Gobierno prorrogará seis meses la ayuda de 426 euros a los parados

  • Se aprobará en el Consejo de Ministros de este viernes. La medida beneficiará a 200.000 desempleados más.

Comentarios 21

El Gobierno prorrogará por seis meses más la prestación de 426 euros para los desempleados que hayan agotado la prestación por desempleo. Así lo ha anunciado el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, durante su intervención ante la reunión del Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara Alta. "Es una ayuda a 300.000 personas, y con la prórroga vamos a incorporar a otras 200.000, según nuestra estimación", ha explicado Zapatero, que ha afirmado que "merece la pena hacer ese esfuerzo de cohesión por la sociedad". El presidente del Gobierno ha aprovechado su comparecencia para felicitar a empresarios y sindicatos por el acuerdo de contención salarial. Según ha dicho, se trata de una "buenísima noticia, que da seguridad, estabilidad y confianza a los trabajadores" y que "ayudará seriamente a la recuperación económica".  

Rodríguez Zapatero ha anunciado que el Consejo de Ministros del próximo viernes prorrogará por seis meses más la prestación de 426 euros para los desempleados que hayan agotado la prestación por desempleo. El presidente del Gobierno ha realizado este anuncio durante su intervención ante la reunión del Grupo Parlamentario Socialista en la Cámara Alta. El jefe del Ejecutivo ha afirmado que de esta prestación se podrán beneficiar los que a la entrada en vigor de la medida ya no tengan posibilidad de prestación contributiva o asistencial.

"Es una ayuda a 300.000 personas y con la prórroga vamos a incorporar a otras 200.000 según nuestra estimación", ha explicado, y ha recalcado que "merece la pena hacer ese esfuerzo de cohesión por la sociedad". El presidente ha aprovechado su comparecencia para felicitar a empresarios y sindicatos por el acuerdo de contención salarial, que ha calificado de "buenísima noticia, que da seguridad, estabilidad y confianza a los trabajadores" y que "ayudará seriamente la recuperación económica".

Zapatero ha afirmado que, a su juicio, "los mejores aliados para la recuperación económica son los acuerdos sociales entre empresarios y trabajadores", así como que uno de sus objetivos fundamentales es "preservar la paz social". Zapatero ha defendido que la "concertación" será la clave para sacar adelante su propuesta de reforma laboral, que ha defendido ante sus parlamentarios como un instrumento "que ayude a crear empleo cuando la recuperación económica tenga vigor" y que afronte el "problema capital" de la temporalidad.  

Para Zapatero, aunque los "partidarios de la mano dura" hayan tachado la reforma de "documento light", el documento "no es ni duro ni blando", sino "un documento pacífico y para la concertación" y ha recalcado que trabajará para que haya acuerdo.

Debate "sereno y racional" sobre las pensiones

El jefe del Ejecutivo ha pedido además un debate "sereno y racional" sobre su propuesta de reforma del sistema público de pensiones, y ha subrayado que ésta "no se debe a ninguna urgencia" sino que tiene la vista puesta en 2030. "Espero que el debate concluya en un gran acuerdo", ha apuntado.

Zapatero ha defendido, en este sentido, que lo que se pretende abordar es un problema demográfico porque, con el envejecimiento de la población y el aumento progresivo de las pensiones más bajas -compromiso que Zapatero ha mantenido- lo previsible es que las pensiones se lleven más de un 10 por ciento del PIB en el futuro.

Zapatero ha calificado la demografía como "uno de los problemas principales" del país. Según ha explicado, para afrontarlo -en particular para promover la natalidad y la entrada de mujeres en el mercado laboral- son necesarios los "derechos sociales que a algunos les parecen despilfarro y gasto inútil", como la ley de dependencia, la de igualdad y la educación infantil.

Según ha dicho, el camino de la "igualdad de oportunidades" es el que han tomado también otros países europeos. Zapatero se ha mostrado consciente de que "era necesario explicarlo" para evitar el reproche de que sus medidas "estaban improvisadas".  

En varias ocasiones, Zapatero ha dejado claro que todos los planes anunciados en las últimas semanas ya los adelantó en diciembre en el Congreso, momento en que presentó la Estrategia de Economía Sostenible, y ante la prensa en su rueda de prensa de fin de año. El presidente se ha referido además al plan de austeridad, que prevé ahorrar 50.000 millones de euros hasta 2013, y ha explicado que "es riguroso" y "se va a cumplir". Para ello, ha reclamado la colaboración de todas las administraciones.

"La crisis está obligando y obligará a serios esfuerzos, a sacrificios de todos", ha indicado el jefe del Ejecutivo, que ha insistido en varias ocasiones en que los socialistas deben intentar que "los que más necesidades pasan sean los que menos sacrificios tengan que hacer". Zapatero ha pedido al Grupo Socialista "responsabilidad, tenacidad y temple" para mantener el rumbo y huir de las políticas que sólo buscan intereses a corto plazo, y se ha mostrado convencido de que aplicando sus planes se verá "la recuperación económica en 2010 y cuanto antes la del empleo". "Soy optimista no porque ignore las dificultades que tenemos, sino porque tengo confianza en los ciudadanos", ha afirmado.  

Zapatero ha agradecido a sus parlamentarios el apoyo sin fisuras que han mostrado al Gobierno y les ha recordado que este periodo de sesiones va a coincidir con el ecuador de la legislatura, lo que ha calificado de momento "trascendente" y "decisivo" para llevar a cabo su proyecto.

Según ha explicado, hasta la fecha su acción se ha concentrado en tres puntos: combatir la crisis, renovar el modelo económico y reforzar los derechos sociales. Como parte de su plan de renovación del modelo de crecimiento, ha asegurado que en breve enviará al Congreso el proyecto de Ley de Economía Sostenible y la nueva Ley de Ciencia.

Zapatero ha hecho hincapié en recalcar que ese cambio de modelo empezó ya en 2004 y que su primer Gobierno fue "consciente del riesgo inmobiliario" y por eso adoptó medidas como la Ley del Suelo, para hacer frente a un crecimiento "absolutamente desorbitado". A su juicio, "la corrección" de la vivienda residencial que comenzó en 2007 fue fruto de esas medidas de su Gobierno, después de que entre 2005 y 2007 se ejecutasen las que ya se habían planeado entre 2003 y 2004. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios