Grecia se acerca al abismo de la reestructuración de la deuda

  • Su deuda pública supone ya el 142% del PIB · Eurostat sitúa su déficit en el 10,5% a cierre de 2010 · Trichet y Strauss-Kahn viajan en mayo a Atenas para buscar soluciones

Grecia asusta tanto que la posibilidad de volver al quirófano de las finanzas cobró ayer aún más fuerza tras conocerse los nuevos datos de Eurostat: la deuda del primer país rescatado en la Eurozona -le siguieron después Irlanda y Portugal- aumentó en 2010 hasta el 142,8% del Producto Interior Bruto (PIB), mientras que el déficit se redujo hasta el 10,5%. Grecia ha logrado reducir casi cinco décimas el déficit respecto al del ejercicio anterior debido a los masivos programas de recortes emprendidos por el Gobierno, aunque la deuda ha aumentado hasta un nivel que muchos analistas consideran insostenible.

Preocupa el elevado volumen de la deuda griega respecto a su PIB pero también la atonía de su economía, cuyo dinamismo es indispensable para incrementar los ingresos de las arcas públicas, y que será complicado recuperar en un contexto de recortes tan pronunciados. La Comisión Europea salió al paso de las críticas sobre la dureza de los ajustes, al asegurar que "el programa griego es equilibrado en el sentido de que no sólo hay medidas de consolidación fiscal sino también reformas estructurales que pretenden mejorar el problema de pérdida de competitividad crónica" de la economía.

Asimismo, Bruselas considerado "prematuro" comenzar a analizar las acciones que será necesario adoptar para revertir los nuevos datos de déficit y explicó que la misión de la UE, el BCE y el FMI que viajará a Grecia en mayo para evaluar la implementación del programa de ayuda financiera será la encargada de abordar este cometido. El Ministerio de Finanzas griego indicó en un comunicado que los datos de Eurostat reflejan las repercusiones de la recesión en el país, aunque reconoció también que el Gobierno no ha logrado por ahora sus objetivos de recorte de gastos y aumento de ingresos.

En cuanto a Portugal, el déficit se situó en el 9,1%, tal y como el propio Gobierno portugués reconoció el fin de semana pasado, debido a que no había contabilizado adecuadamente en sus cuentas públicas a ciertas empresas públicas. La deuda lusa subió del 83% del ejercicio anterior hasta el 93% en 2010. En cuanto a Irlanda, el déficit del país se elevó desde el 14,3% de 2009 hasta el 32,4% debido al agujero de su sector bancario, mientras que la deuda subió desde el 65,6% del PIB hasta el 96,2%.

Ya fuera de los países que han tenido que ser rescatados por sus socios debido a la crisis fiscal, en general el déficit público se ha reducido tanto en la zona euro como en el conjunto de la Unión Europea respecto al ejercicio anterior, mientras que la deuda pública ha aumentado.

La proporción de déficit respecto al PIB ha pasado en la Eurozona desde el 6,3% del PIB en 2009 hasta el 6% en 2010; mientras que en la UE lo ha hecho desde el 6,8% al 6,4%. La proporción de deuda pública ha pasado desde el 79,3% a finales de 2009 hasta el 85,1% a finales de 2010.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios