El I2BC lee las mentes para crear tecnologías a su medida

  • El instituto andaluz usa el 'neuromarketing' para romper con la filosofía de crear el producto antes que su necesidad · Presenta sus últimos inventos 'más solidarios'

Una máquina capaz de medir la respuesta emocional de un consumidor potencial ante diferentes líneas de nuevos productos. Parece la técnica de marketing agresivo definitiva. Nada más lejos de la realidad, si dicha tecnología se desarrolla para reconectar las demandas de los ciudadanos con el esfuerzo innovador de las empresas para crear productos que hacen su vida más fácil. Aún más si el objetivo principal de esas investigaciones son las personas en situación de dependencia. Es el neuromarketing, un revolucionario método de análisis de la demanda puesto al servicio de la sociedad por el andaluz Instituto de Innovación para el Bienestar Ciudadano (I2BC).

"El iPad es un gran invento y será muy utilizado, pero ¿de verdad lo necesitamos?" Es la reflexión que hace el director técnico de la entidad, Manuel Fernández. "Nuestra premisa es que, ante el envejecimiento de la sociedad, la tecnología sirva para mantener la calidad de vida y la independencia de las personas. Por eso buscamos romper con la tradicional filosofía de la industria de desarrollar productos, para después generar la necesidad de consumirlos, en lugar de escuchar lo que se pide". El Instituto es una iniciativa privada sin ánimo de lucro que surgió en el Parque Tecnológico de Andalucía hace dos años con el patrocinio de la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia de la Junta, la Fundación Vodafone España y la Universidad Internacional de Andalucía. Basa su actividad en tres tareas principales. Por un lado, canaliza la voluntad de innovación de las empresas hacia proyectos que mejoran el bienestar, por otro guía a las firmas dentro del maremágnum de ayudas y financiaciones públicas y, por último, acoge en sus instalaciones a aquellas pequeñas empresas que no disponen de laboratorios de investigación apropiados.

La inversión de sus proyectos se mueve en una horquilla de entre 250.000 euros y 10 millones y en unos tiempos de ejecución entre los seis meses y los dos años. Este amplio espectro se debe a que trabaja tanto con pymes locales como con grandes compañías multinacionales como General Electric o Voice Consulting.

"Hay muchas ayudas que se conceden a grandes empresas que después son devueltas y pequeños negocios con buenas ideas para innovar pero que no tienen recursos. Nosotros ponemos un poco de orden en esto para que no se desperdicie ni un céntimo de las partidas de dinero. Así, buscamos socios grandes para los proyectos de más envergadura y pequeños para los más humildes", explica Fernández. En la actualidad, el organismo cuenta con más de 50 actividades de investigación y con una red de trabajo constituida por unas 300 organizaciones nacionales e internacionales a lo largo de 20 países.

Este mes el I2BC presentó su última remesa de prototipos que verán la luz a corto plazo. El proyecto Ciudad para Todos pretende crear una especie de Google Maps que señala e indica cómo salvar las barreras arquitectónicas. Se enfoca, por tanto, a personas con movilidad reducida y a sus cuidadores, basándose en la generación de una red social de ciudadanos que pueden identificar y validar rutas accesibles mediante el uso del GPS y las cámaras digitales de los dispositivos móviles en el mercado para después mostrarlas en una web.

En esta misma área, la de la mejora de la movilidad, se ubica el Invigbot, un robot lazarillo para personas invidentes dotado de sensores que detectan y comunica la presencia de obstáculos y guía el desplazamiento del usuario para esquivarlos.

El I-Touch es otro de los sistemas apadrinado por la institución. Se trata de una interfaz para pantallas táctiles con un software propio que busca convertirse en una herramienta fácil en la gestión y control de la administración de fármacos en centros asistenciales, el acceso y control de dispositivos tecnológicos por personas mayores o la gestión de la información en entornos culturales o turísticos, entre otros.

En una línea similar está el Asistente Personal Avatar, un programa inteligente con el que el usuario interacciona a través de la voz con un rostro digital que le atiende en el acceso a servicios y aplicaciones, como pueden ser los propios de la dómotica de un hogar. Además de dirigirse a personas con alguna discapacidad física, este producto también se puede introducir en los servicios de información ciudadana y de e-administración.

No todos los productos se centran en paliar problemas derivados del estado de salud. Innovadores TV es un canal on line de bajo coste diseñado por el Instituto que estará especializado en la divulgación de información relacionada con la innovación, pero que también albergará contenidos de televisiones locales y regionales que dejaron de emitir con la llegada de la TDT.

Además, el I2BC ha inaugurado este año una nueva línea que aúna deporte e innovación y su primera convocatoria ha sido más que un éxito, con la puesta en marcha de 11 proyectos. La partida inicial de estos inventos será presentada a finales de este año y se fundamentarán principalmente en labores de rehabilitación y monitorización.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios