Industria descarta incentivos fiscales para el turismo por el alto déficit

  • El ministro Soria apuesta por simplificar y unificar la legislación y considera que aplicar una tasa turística como la catalana "no es manera de competir".

El ministro de Industria, Energía y Turismo, José Manuel Soria, ha descartado que el Gobierno vaya a aplicar incentivos fiscales sobre el sector turístico, como una reducción del IVA, porque "no es el momento" debido a la delicada situación por la que atraviesa el país, con una desviación del déficit del 8%.

Soria reconoció que la aplicación de estos incentivos "sería bueno para el sector", pero recordó que en 2012 hay que ajustar la desviación de déficit de un 8% a un 4,4%, lo que supone unos 36.000 millones de euros, por lo que el Gobierno no tiene margen para aplicarlos.

Sobre la posible privatización de la cadena pública hotelera Paradores, Soria aseguró que por el momento no tiene estudiada su posible privatización, aunque señaló que la compañía ofrece una "oferta diferenciada" por lo que habría que potenciar su producto.

No obstante, Soria apuntó que si que se puede plantear "una mejora" en la gestión con la entrada de un actor de capital privado, por lo cual el Gobierno "no descarta" el proceso aunque aún no se ha abordado.

Preguntado por el pago a Ryanair por parte de la Generalitat para mantener las rutas, Soria mostró respeto por las decisiones competenciales autonómicas aunque se mostró contrario a este tipo de prácticas, ya que según considera, suponen "pan para hoy y hambre para mañana", ya que al finalizar este tipo de pagos las compañías retiran su operativa.

Por tanto, se mostró partidario de "compañías aéreas que apuesten por España de manera estable" y que no estén vinculadas a este tipo de prácticas, que "no son buenas" para el sector. "España tiene suficientes atractivos para que vengan los turistas", apostilló.

Reformas necesarias

En cuanto a las reformas necesarias para el sector, Soria subrayó que no se trata de eliminar lo realizado por la anterior gestión, sino de crear una nueva hoja de ruta para el periodo 2012. 

Entre las principales reformas a abordar es la simplificación y unificación de la legislación aplicada al turismo en las distintas autonomías al considerar que la diversificación existente afecta a la imagen de España.

Por último, el ministro se mostró contrario a la aplicación de un gravamen sobre las pernoctaciones de turistas en Cataluña anunciada por la Generalitat, ya que considera que "no es manera de competir" gravar a los turistas que vienen a España. "Me parece que gravar la actividad turística no es congruente con impulsar al sector turístico", concluyó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios