Inmobiliaria del Sur gana 4,3 millones en 2011 y consigue reducir su deuda un 9%

  • El grupo alcanza una cifra de negocios durante el ejercicio de 42,9 millones de euros

Inmobiliaria del Sur obtuvo un beneficio neto de 4,3 millones de euros en 2011, un 43,3% menos, por la reducción de la cifra de negocio, las mayores dotaciones por deterioro de existencias y el menor resultado por enajenaciones de inversiones inmobiliarias.

La ganancia antes de impuestos, intereses, depreciación y amortización (Ebitda) alcanzó los 19,14 millones. La firma defendió que, aunque en términos porcentuales supuso una disminución del 20%, el dato "pone de relieve la capacidad de generar recursos que mantiene, a pesar de la profunda y duradera crisis que afecta a la economía española en general y al sector inmobiliario en particular".

En cuanto a la cifra de negocio, se situó en 42,9 millones, con un descenso del 30% respecto del ejercicio anterior. La actividad patrimonial ha resistido la compleja situación, según subrayó Inmobiliaria del Sur. "En un escenario macro caracterizado por una fuerte reducción de las transacciones de viviendas, de ajuste de precios, de restricción crediticia, con consecuencias muy negativas sobre la cifra de negocio y margen de la actividad de promoción y de contracción de la actividad económica en general", Inmobiliaria del Sur "ha conseguido cerrar un nuevo ejercicio en positivo", declaró el presidente del grupo, Ricardo Pumar, en un comunicado .

Por su parte, el patrimonio neto atribuible a la sociedad dominante se situó en 90,7 millones, con un incremento del 2,2%.

El GAV o valor bruto de los activos inmobiliarios, valorando las inversiones inmobiliarias, tanto las destinadas a arrendamiento como a uso propio, asciende a 603,2 millones, según la nota.

La deuda financiera neta del grupo se situó en 194 millones, lo que representa una reducción en términos absolutos de 19,1 millones y en términos relativos del 9% con respecto al cierre del ejercicio anterior.

Pumar indicó que, ante la previsible continuidad en el endurecimiento de las condiciones financieras, la sociedad puso en marcha a finales de 2011 un proceso con objeto de transformar su financiación corporativa, hasta ahora instrumentada en préstamos personales a medio plazo y pólizas de crédito a corto plazo, en préstamos a largo plazo con garantía hipotecaria sobre inversiones inmobiliarias.

A la fecha de formulación de las cuentas, de los 103 millones planificados, se habían formalizado operaciones por un importe de 53,7 millones, a unos plazos entre 15 y 20 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios