Magna rebaja el alcance del ERE en Figueruelas de 1.600 a 1.250 trabajadores

  • El nuevo plan industrial salvaría 350 empleos mediante el mantenimiento de la fabricación del Corsa cinco puertas

El nuevo plan industrial propuesto por el fabricante automovilístico Magna-Sverbank para la factoría de General Motors en Figueruelas (Zaragoza) supone mantener la fabricación del Corsa cinco puertas, lo que implicaría echar a 350 trabajadores menos de los 1.600 inicialmente previstos.

Figueruelas, sin embargo, perdería el 15% de la producción del tres puertas que tienen en la actualidad, por lo que el Comité de Empresa anuncia que no participará en el plan de ahorro del futuro inversor de General Motors si no se mantienen las mismas líneas de fabricación actuales.

En la reunión que ayer mantuvo el Comité de Empresa con la Dirección de General Motors España y representantes de Magna, los trabajadores conocieron las modificaciones introducidas en el Plan Industrial, que incluía cuatro alternativas, según explicó la secretaria del órgano de representación de los trabajadores, Ana Sánchez.

Tanto para el presidente del Comité de Empresa, Juan Arcéiz (UGT), como para Ana Sánchez (CCOO), la nueva propuesta es un avance pero "insuficiente", por ello, junto con otros dos sindicatos menores se va a enviar una carta a Magna en la que le piden volver a negociar las mismas condiciones que presenta la planta en la actualidad.

Los trabajadores quieren que se mantenga el 15% de la fabricación del Corsa tres puertas, de la nave de prensas y las dos líneas de producción. En la actualidad, la línea 1 se dedica a la fabricación del Meriva y Combo y la 2 a la de los Corsa.

A partir del verano de 2011, Magna pretende que la línea 1 se dedique a la producción del Meriva y el Corsa cinco puertas, agotado el Combo, y mantener una línea 2 flexible a expensas de la recuperación del mercado y de la fabricación de un nuevo Combo.

El nuevo escenario planteado por Magna implica una disminución del montante de inversiones previsto por el fabricante austríaco-canadiense de 53 a 29 millones de euros (27 en Zaragoza y 2 en Einsenach). Una inversión que, a juicio de Ana Sánchez, podría ahorrarse Magna si se mantiene la situación en Figueruelas como en la actualidad y se conservan las dos líneas de producción eficientes.

El órgano de representación de los trabajadores también ha solicitado una reunión con los Gobiernos central y autonómico para que respalden las tesis de los trabajadores de Figueruelas y condicionen las ayudas al mantenimiento de esos modelos.

El Comité de Empresa advierte que no participará en el plan de ahorro propuesto por Magna, que implicaría que los trabajadores se queden el 10% de las acciones, el 35% General Motors y el resto a partes iguales entre Magna y el banco ruso Sverbank, si no se aceptan sus condiciones.

Los trabajadores lograron ayer el compromiso de la dirección de Figueruelas de que el cuarto Expediente de Regulación Propuesto, que afectará a 600 trabajadores durante cinco meses, se aplique en las mismas condiciones que los dos primeros. Piden el 80% del salario bruto, que estén exentos los mayores de 55 años o que a partir de esta edad se cubra con voluntarios y que sea rotativo. Mañana los sindicatos volverán a reunirse con la dirección.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios