Matsa reabre Mina Sotiel con una inversión de 43 millones de euros

  • El yacimiento se convierte en el tercer proyecto minero en explotación de Andalucía, junto a Mina de Aguas Teñidas y Cobre las Cruces. La compañía halla más reservas en El Calabazar.

La bajada del precio de los metales hizo que en 2001 Mina Sotiel -uno de los dos yacimientos de Calañas (el otro es el de La Zarza)- cerrara sus puertas. Hasta ayer, cuando de forma simbólica un camión cargado de mineral ascendió hasta la bocamina del depósito de Minas de Aguas Teñidas S.A. (Matsa) para trasladar lo extraído del subsuelo, rico en cobre, cinc y plomo, hasta las instalaciones de la empresa en Almonaster la Real, situadas a 38 kilómetros. Con esta apertura son tres los yacimientos activos en la región, a los que habría que sumar el de minas de Riotinto (Huelva) para el que la Junta ya ha concedido los permisos de explotación.

La inauguración oficial, que tuvo lugar después de que el proyecto de explotación recibiera luz verde por parte de la Junta el pasado 16 de enero, estuvo más que concurrida. La cercanía del 22 de marzo se palpaba en el ambiente y, prueba de ello, es que ni el cabeza de lista del PSOE a las autonómicas, Mario Jiménez, quiso perdérsela.

El acto congregó, entre otros, al consejero de Economía Innovación, Ciencia y Empleo, José Sánchez Maldonado; al delegado del ramo, Eduardo Muñoz; al delegado del Gobierno andaluz en Huelva, José Fiscal; a la directora general de Industria, Energía y Minas, María José Asensio; al presidente de la Diputación, Ignacio Caraballo; o a varios alcaldes de la zona, como los regidores de Calañas, Ana Romero; el Cerro de Andévalo, Pedro Romero, o Cortegana, José Enrique Borrallo.

Durante su intervención, el director general de Matsa, Alonso Luján, destacó "cuánta historia tiene Sotiel y cuántas generaciones pasaron por esta tierra", refiriéndose a la cronología y a la importancia de un depósito que estuvo operativo entre los años 1973 y 2001. "Sotiel hoy tiene otra oportunidad gracias al modelo de negocio de Matsa", apuntó, valorando que por sí sola sería difícil reabrir la mina, algo que ahora es posible gracias a su cercanía con las instalaciones de Aguas Teñidas y a la inclusión de la explotación del yacimiento en el proyecto de ampliación de la producción a 4,4 millones de toneladas procesadas al año.

Precisamente la minera arrancó en diciembre el periodo de pruebas de la segunda línea de la planta de tratamiento que ha construido dentro de este proyecto de ampliación de la producción, por lo que la empresa ha intentado agilizar al máximo la puesta en explotación de Sotiel, destinada a alimentar el mineral a procesar.

Hasta la fecha, la filial de Trafigura ha invertido 43 millones de euros en poner en operación toda la infraestructura necesaria: "Hemos rehabilitado cientos de metros de galerías, hemos tenido que tratar cientos de metros cúbicos de agua y hemos desarrollado los elementos necesarios para poder ponerla a punto", apuntó Luján.

No obstante, la inversión será continua en Sotiel, donde Matsa sigue investigando. Así lo aseguró a este periódico Luján, quien apuntó que en la zona de El Calabazar han hallado más reservas. Con una producción de 50.000 toneladas mensuales, la mina cuenta con un inventario de reservas hasta la fecha de cinco millones de toneladas, un inventario de recursos que sobrepasan los diez millones y una vida útil que va más allá de los ocho años de vida.

Luján también destacó el esfuerzo inversor de la compañía en Andalucía, donde ha invertido "830 millones de euros desde 2006" y en la que trabajan diariamente "1.300 personas a diario", incluyendo a Sotiel. Según aseguró el directivo, gracias a este esfuerzo, "fruto de la vocación de permanencia de Matsa en la región", y a la apuesta por la investigación, ha sido posible la reapertura de esta histórica mina cerrada desde 2001.

En la actualidad, el proyecto de Mina Sotiel "ya ha generado 77 puestos de trabajo" para la realización de las labores de rehabilitación de la mina y de las instalaciones anexas y Matsa calcula que en la fase de explotación van a trabajar alrededor de cien personas.

Para Sánchez Maldonado la vuelta a la actividad de este yacimiento supone "un nuevo hito en la minería andaluza" y evidencia que en "Andalucía se está actuando con extrema responsabilidad, solvencia y sin precipitaciones para garantizar que los recursos naturales que tiene la región se pongan al servicio del progreso económico y social de nuestra tierra".

La de Sotiel es la primera concesión derivada de un permiso de investigación desde 2009, y para el consejero "simboliza el punto de inflexión que está viviendo la minería andaluza en la estrategia planificada por la Junta de Andalucía para impulsar este sector que genera empleo y riqueza". Desde el punto de vista del presidente de la Diputación, "la minería en Huelva ya es una realidad y un referente en Andalucía y España" gracias al trabajo de "empresas solventes y serias, como Matsa, que son capaces de hacer grandes inversiones y seguir avanzando en la provincia".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios