Merkel no descarta nuevas negociaciones, pero después del referéndum griego

  • La canciller alemana asegura que la UE se puede permitir esperar porque es ahora más fuerte. Renzi ve la consulta "un error" pero "respeta la voluntad del pueblo griego".

La canciller alemana, Angela Merkel, reiteró que las puertas de la negociación siguen abiertas para Grecia, aunque no antes de que se celebre el referéndum convocado para el domingo, y aseguró que la UE se puede permitir esperar porque es ahora más fuerte que cuando comenzó la crisis financiera. "Podemos esperar con tranquilidad porque Europa es mucho más fuerte que hace cinco años, cuando comenzó la crisis de la deuda justamente en Grecia", dijo Merkel en un debate extraordinario celebrado en el pleno del Bundestag (Cámara baja del Parlamento alemán).

En todo caso, la canciller advirtió de que, previamente a la celebración de la consulta, no se puede "empezar a negociar" un nuevo programa de ayudas a Grecia y recordó que, antes de iniciar ese nuevo diálogo, su Gobierno necesitaría un nuevo mandato del Bundestag.

Posteriormente, en una comparecencia conjunta ante la prensa con el primer ministro italiano Matteo Renzi, Merkel evitó comentar la propuesta del presidente francés, François Hollande, de buscar un acuerdo inmediato para evitar el referéndum. "No hay ninguna diferencia de opinión sobre que en un momento determinado debemos retomar las negociaciones, eso es lo prioritario para mí", subrayó. En la negativa a negociar antes del referéndum Merkel cuenta con el claro respaldo de su socio de coalición, el Partido Socialdemócrata (SPD), y de su vicecanciller, Sigmar Gabriel.

La nueva carta del primer ministro griego, Alexis Tsipras, con una serie de concesiones a los acreedores, no cambia las cosas para el Gobierno alemán. "Esa carta no contribuye a crear claridad", dijo el ministro alemán de Finanzas, Wolfgang Schäuble.

Merkel aseguró que reconoce que los ciudadanos griegos, un pueblo "orgulloso", afronta días "muy, muy duros", pero destacó que no se puede olvidar que fue el Gobierno de Atenas el que acabó con las negociaciones "de forma unilateral" al convocar el referéndum sobre las propuestas de los acreedores y que el segundo programa de rescate expiró la pasada medianoche. Admitió que la convocatoria de un referéndum es una decisión soberana y legítima y afirmó que el Ejecutivo de Tsipras puede preguntar "cuando quiera, sobre lo que quiera" y recomendar "lo que quiera", pero indicó que los otros 18 socios del euro también tienen derecho a actuar de forma soberana y mantener una postura "adecuada" ante esa consulta.

Schäuble, en una conferencia de prensa anterior al debate para presentar los planes de presupuesto, puntualizó que en el referéndum el pueblo griego tendrá que decidir sobre una propuesta que ya no está sobre la mesa. Tras el vencimiento del segundo programa de rescate, la situación es nueva y toda negociación deberá empezar bajos nuevas condiciones y siguiendo las reglas contempladas en el tratado del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE). "Son días turbulentos, pero el futuro de Europa no está en juego; estaría en juego si olvidáramos lo que somos: una comunidad de derecho y de responsabilidad", destacó la canciller ante el Bundestag.

Insistió así en la importancia de respetar los valores europeos y una serie de principios básicos. "Un buen europeo no es aquel que busca un acuerdo a cualquier precio; un buen europeo es el que respeta los tratados y la legislación nacional y de esa manera ayuda a que la estabilidad de la eurozona no sufra daños", subrayó Merkel antes de defender de nuevo la necesidad de que la UE mantenga su "responsabilidad común".

En todo caso, independientemente de lo que ocurra en el referéndum del domingo, los responsables del Gobierno alemán asumen que las negociaciones posteriores serán difíciles. Según Schäuble, una victoria del sí, con la que en principio el Gobierno griego asumiría la última propuesta de las instituciones, no resolvería el problema de confianza en un Ejecutivo como el de Alexis Tsipras, que hace campaña por el no. En el caso de una victoria del no, el jefe del grupo parlamentario del SPD, Thomas Oppermann, auguró que quedará poco margen de negociación.

Renzi, duro con Grecia: "Me preocupa más el terrorismo"

Por su parte, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, consideró "un error" la convocatoria del referéndum en Grecia y lamentó que el tema desvíe a Europa de otros temas como la crisis de los refugiados o la situación en Ucrania. "Creo que la decisión de convocar un referéndum es un error. Pero respeto la voluntad del pueblo griego", señaló durante la rueda de prensa junto a Merkel.

Renzi repitió que habría "evitado" el referéndum. “No podemos cometer el error de convertir el referéndum en un derbi entre Tsipras y algunos líderes europeos", añadió Renzi, que insistió en la necesidad de llegar a acuerdos pese a las opiniones diferentes. "Si cada uno hace lo que quiere, no logramos nada". Al mismo tiempo, calificó de "inconcebible que en Italia hayan dejado de pagarse prejubilaciones para que se sigan pagando en Grecia". "No puede ser que luchemos contra la evasión en todo el mundo y no cobremos impuestos a los armadores griegos", añadió.

El italiano se mostró molesto por el hecho de que su rueda de prensa con Merkel quedara dominada por preguntas en torno a la escalada de la crisis helena. "Admito que me preocupa más el terrorismo que Grecia", señaló. También apuntó a otros temas acuciantes como la tensión con Rusia en el este de Ucrania o la crisis de refugiados que golpea a Europa y a Italia en particular. "Ésos son los verdaderos temas en los que Europa debería hacer oír su voz".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios