Nueva orden de incentivos a la cooperación empresarial

  • El comercio tradicional supone un importante motor económico de las ciudades, por lo que se le está potenciando a través de un amplio paquete de medidas

El comercio de barrio, situado en calles concentradas del núcleo urbano, ofrece una diversificada oferta de productos en un espacio delimitado, donde el consumidor, además de poder adquirir todos aquellos artículos que responden a sus necesidades cotidianas, recibe un trato cercano y una atención personalizada.

Sin embargo, y ante las condiciones actuales del mercado, este valor añadido que conlleva para el consumidor la compra en los pequeños establecimientos de los barrios o cascos históricos respecto de las realizadas en otros formatos comerciales de mayor tamaño, no es suficiente en sí mismo para lograr la supervivencia de este comercio.

En este sentido, resulta necesario analizar cuáles son los factores, tanto internos como externos, que pueden incidir negativamente en el negocio, de forma que puedan adoptarse las medidas correctoras que propicien la potenciación y aprovechamiento de su mayor ventaja competitiva: el factor humano. Uno de los principales elementos amenazantes del pequeño comercio procedentes de su entorno son los continuos cambios en las necesidades, gustos y exigencias de los consumidores, provocados por un mayor nivel de formación e información de éstos.

En todo caso, no podemos olvidar que la principal amenaza del comercio tradicional viene de dentro; es decir, parte del convencimiento que tiene el pequeño empresario de que el funcionamiento de un negocio de forma tradicional y cercana, está reñido con la modernización que exigen los nuevos tiempos.

Por tanto, resulta necesario que los comerciantes sean conscientes de la necesidad de actuar ante los nuevos tiempos con mecanismos innovadores y modernos, realizando una reconversión radical de su negocio que pasa por adquirir una formación y especialización adecuada, dotar a su gestión de herramientas que racionalicen su funcionamiento, adoptar criterios de calidad y eficiencia en la prestación de servicios al cliente e implantar estrategias de diseño, imagen y escaparatismo en el establecimiento y artículos que permitan realizar una oferta mas atractiva y desarrollar una política comercial adecuada para potenciales clientes.

ACTUACIONES

Sin embargo, todos estos mecanismos no están en la mayoría de las ocasiones al alcance individual de estos establecimientos. Asimismo, la estructura del sector, con una importante presencia de micropymes, no resulta suficientemente competitiva para acceder a determinados productos y servicios.

Ante esta evidencia, es imprescindible desarrollar fórmulas que permitan llevar a cabo una reconversión individual a través de políticas basadas en lograr el máximo aprovechamiento de los recursos disponibles, mediante economías de escala y aprovechamiento de las sinergias que se producen por la utilización de los servicios y productos de forma integrada y conjunta por todos los comerciantes.

Para ello, es importante determinar una serie de actuaciones que repercutan positivamente en todos los pequeños comercios; actuaciones que, a su vez, se realicen a través de entidades asociativas. De esta forma se generan ventajas individuales, tales como reducción de costes de compras de distribución y transporte, el acceso a medios publicitarios de gran alcance, formación específica o asesoramiento especializado. En este sentido, la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte, a través de las Asociaciones, Federaciones y Confederaciones de comerciantes, viene implantando una serie de medidas entre las que cabe destacar, por su carácter innovador, la puesta en marcha en colaboración con la Confederación Empresarial de Comercio de Andalucía (CECA): AndaluciaDCompr@s, cuyas utilidades fueron presentadas el pasado 21 de marzo.

Esta Plataforma digital de última generación integra una serie de sistemas y herramientas a las que podrán acceder en tiempo real los diversos actores que intervienen en el proceso de distribución comercial, utilizando sus equipos informáticos personales o de sus negocios.

SUBVENCIONES

En este contexto de realización de actuaciones a través de las asociaciones, federaciones y confederaciones de comerciantes, que beneficien de forma individual a los pequeños establecimientos y que propicien las relaciones de cooperación del sector comercial andaluz, impulsando el asociacionismo comercial en todos sus niveles, la Consejería de Turismo, Comercio y Deporte ha establecido una línea de subvenciones cuyo objetivo último es el impulso del comercio urbano.

Las bases reguladoras de estas nuevas ayudas han sido publicadas en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía del pasado 23 de marzo, teniendo como plazo de presentación de solicitudes un mes desde el día 14 de abril, fecha de la publicación en el BOJA de la convocatoria para el año 2011.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios