Osborne diversifica su oferta de la mano de Pernod Ricard

Osborne anunció ayer un importante refuerzo y diversificación de su cartera de bebidas, de acuerdo con su plan estratégico 2015-2017, que prevé crecer sustancialmente en el segmento de bebidas espirituosas. En línea con este objetivo, comunicó la entrada en la categoría de whisky escocés con la distribución en España de las marcas 100 Pipers y Passport -propiedad de Pernod Ricard- y con el lanzamiento del whisky Dockland.

También subrayó su apuesta decidida por la categoría de ginebra premium, tras los éxitos cosechados con Seagrams, mediante la adquisición de la ginebra de origen gallego Nordés y el lanzamiento de la marca propia Ampersand.

Por último, Osborne reforzará su posición competitiva en el segmento de brandy premium con la adquisición del Brandy Gran Reserva 1866 también a Pernod Ricard.

Según indicó la compañía en una nota, esta renovación del portafolio de bebidas "demuestra la capacidad de Osborne para desarrollar marcas de terceros con éxito y de manera robusta, para innovar y adaptarse a las nuevas tendencias de consumo mediante nuevos lanzamientos y para desarrollar relaciones de largo plazo con grandes grupos multinacionales".

La formalización del acuerdo entre Osborne y Pernod Ricard consolida una relación que comenzó con la compra por parte de la primera de los brandies de Domecq, se ha mantenido con la distribución de Seagrams -ha permitido multiplicar las ventas de Seagram's Gin y erigirla en la tercera marca en el mercado español- y que continúa ahora con la compra de 1866 y los acuerdos de distribución de 100 Pipers y Passport.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios