El PP reclama que Griñán debe irse al citar el 1,4% el día anterior

  • El presidente aseguró que estaría por encima de esa cifra ante las preguntas de Arenas

Comentarios 2

Una diferencia demasiado grande para sólo un día después. El miércoles pasado, en el Parlamento andaluz, y en dos ocasiones, el líder del PP, Javier Arenas, preguntó al presidente José Antonio Griñán con qué cifra de déficit cerraría Andalucía el año 2011. El objetivo era del 1,3% del PIB, pero en la Junta ya se había admitido una pequeña desviación, como en casi todas las comunidades autónomas, aunque Griñán, en su dúplica a Arenas, aseguró que el déficit de las cuentas se situaría "en la media española" y, "seguramente, mayor del 1,4%". Lo dijo a las cuatro horas y 12 minutos después de haber comenzado el debate, el último de la legislatura. "¿Va a decir uno y, luego, va a ser otro? ¿Va a cumplir el 1,4? ¿Será el doble y, por encima, del 2,6%?", había preguntado ya Arenas en su primer turno, unos interrogantes premonitorios que hacen pensar que tanto el líder del PP como el de la Junta ya sabían que la cifra iba a ser mucho más alta. Hoy se conoce que el dato rondará el 3%, al menos más del doble de lo que el presidente andaluz señaló en el Parlamento. El PP reaccionó ayer con toda dureza. Su secretario general, Antonio Sanz, solicitó que Griñán renuncie a ser candidato del PSOE en las elecciones autonómicas del 25 de marzo por "haber mentido a los andaluces y al Parlamento" el día anterior.

La cifra oficial de déficit aún se desconoce, aunque un estudio de una fundación privada indica que la media se acerca al 3%, tal como se explica en la información anterior de esta doble página. La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, corroboró ayer que rondará esa cifra.

De ese modo, Andalucía sobrepasará con creces el objetivo del 1,3%, se quedará aún lejos de la desviación de Murcia, Valencia o Castilla-La Mancha, pero será más del doble, y la disparidad del dato aportado por Griñán en sede parlamentaria sirvió al PP para retomar la polémica que había abierto la portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, al poner en duda la solvencia de la Junta. Antonio Sanz mantuvo que la intención de Griñán era ocultar el dato durante la campaña electoral e, incluso, afirmó que quería esconderlo ante la "certeza" de que el PP será quien gobierne a partir del 25-M.

La otra polémica del día fue la deuda financiera de la Junta, menor comparada con la del déficit, pero sustanciosa. El presidente Griñán la cifró en el citado debate en 14.331 y el PP, en 25.000 millones de euros. Ésta fue la cantidad que el líder Javier Arenas subrayó en su intervención. En realidad, la disparidad no es tanta si se considera un asunto bastante importante: el tiempo. No es lo mismo hablar de 2011 que de 2012. Según el último dato ofrecido por el Banco de España, el correspondiente al tercer trimestre de 2011, la Junta y sus empresas acumulaban una deuda financiera de 14.431 millones de euros, que son cien millones más de lo que aseguró Griñán, aunque Arenas mantuvo que eran 25.000. Estaríamos hablando del doble. ¿Por qué?

El PP mantiene que la Junta ha cerrado 2011 con una deuda de 17.690 millones de euros, que fue el dato que la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, adelantó como una previsión al Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF) el pasado julio. Así, el responsable de economía del PP, Rafael Carmona, mantuvo que Griñán mentía porque su consejera había dado una cifra superior en 3.000 millones, aunque desde Hacienda se mantuvo ayer que fue una previsión. ¿Pero que ocurre, entonces, con los 25.000 millones de euros? Pues que en ese mismo informe se cifra en 20.911 millones la deuda calculada para finales de 2012, a lo que el PP sumaría las cantidades adeudadas al Estado por los adelantos a cuenta de los años 2008 y 2009. Salen 25.000, pero, en realidad, ese plus se podrá pagar a lo largo de 10 años.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios